2016-04-03 17:04 Opinión Por: Administrador

Sin novedad en el frente: Cristiano tapa la boca a los culés



Carlos Muñiz La misma historia de cada año, que por repetitiva ya empieza a resultar cansina. La afición culé la toma con Cristiano -lógico, le tienen pánico- y descargan toda su adrenalina sobre él cada vez que toca el balón. Y Cristiano se calienta. Más y más y más. Hasta que estalla y responde. Y luego pide calma y tranquilidad a todos. Es una estampa ya familiar en el Camp Nou, en donde se atragantan el bocadillo con los disgustos que les da Cristiano Ronaldo. El Real Madrid le pintó la cara al Barcelona ante los suyos. Les hundió el homenaje a Cruyff, les chafó el récord de imabatibilidad y acabó con la soberbia de ese entorno culé que pedía sangre y que reclamaba otra manita. Pues ni hubo manita, ni hubo repaso. Sí hubo dominio en la posesión de balón. Que se la queden. El Madrid tuvo el balón cuando lo quiso tener... ¡Y cómo lo tuvo! Esta vez se impuso la calidad técnica de unos jugadores que son superiores a sus rivales. También se impuso la cuestión física, especialmente en la segunda mitad, y triunfo al fin el compromiso que ahora llaman "intensidad". Necesitaban un rival como el Barcelona para sacar a flote todo eso. Y salió.

El espíritu de Juanito

La superioridad del Madrid sobre el Barcelona fue aplastante, pero esa superioridad no se hubiera traducido en el marcador si los hombres de Zidane no hubiera sacado a relucir lo que siempre se les pide y no siempre dan: el espíritu de Juanito. Ayer se cumplían 24 años de la muerte de Juanito, uno de los grandes símbolos del madridismo. Su espíritu estuvo presente en el Camp Nou y espoleó a los blancos. Esta vez el espíritu de Juanito se impuso al de Cruyff y el Real Madrid no sólo sale rearmado del Camp Nou, sino que ya va disparado hacia La Undécima.

Deja tu Comentario