2016-04-18 19:04 Opinión Por: Administrador

¡Qué bueno que no viniste, Neymar!



Carlos Muñiz La providencia divina quiso que Neymar no fichara por el Real Madrid, a pesar de que Florentino Pérez lo tenía ya apalabrado. Apareció Sandro Rosell enseñando la cartera repleta de billetes y fue soltando fajos, de comisión en comisión, hasta que el jugador prefirió vestirse de culé atraído por el olor del dinero. El tiempo ha jugado a favor de Florentino Pérez, que entonces, 2012, decidió no prestarse a participar en una subasta con cantidades prohibitivas que hubieran hipotecado al Real Madrid, tal y como ha sucedido con el Barcelona. Florentino se plantó. Ofreció lo que consideraba justo y a partir de ahí no quiso saber nada.

El balance de los tres años de Neymar en el Barça

Después de un año en blanco de Neymar en el Barcelona, los astros confluyeron para hacerle partícipe de los éxitos que llegaron la temporada pasada. Y los palos arreciaron contra Florentino Pérez por cometer el "error" de permitir que Neymar reforzara al eterno enemigo. Pero el tiempo pone a cada uno en su lugar y nos muestra a un jugador acosado por la Justicia que tiene que rendir cuentas por las irregularidades derivadas de su fichaje en forma de desajustes en el pago de sus impuestos. El tiempo nos ha acabado mostrando la imagen de un Neymar más pendiente de la juerga que de su profesión, más preocupado por ir a Brasil a la fiesta de su hermana que de dar el callo en el club que le ha fichado. Un Neymar más pendiente de obtener un aumento de sueldo que de justificarlo sobre el campo. Un Neymar pendenciero que simula faltas que no le hacen y agrede con bula arbitral a sus rivales sin que pase nada. De hecho el Barcelona está donde está arrastrado por su juego. Neymar no es jugador para el Real Madrid. No es el tipo de persona y de futbolista que se ajusta al señorío del Real Madrid. Y ahora, finalizando su tercer año en España, el tiempo ha dado la razón a Florentino Pérez. ¡Neymar, qué bueno que no viniste!

Deja tu Comentario