2016-04-18 16:04 Opinión Por: Administrador

Sin penaltis y contra once cuesta más



Carlos Muñiz Se da la circunstancia de que el bajón del FC Barcelona en la Liga BBVA y en la Champions Leauge ha coincidido con un periodo de tiempo en el que el equipo culé ha afrontado sus partidos sin beneficiarse de ningún penalti ni de la habitual situación de acabar los partidos con superioridad numérica. Ya lo dijo Álvaro Arbeloa en su cuenta de twitter: "contra once cuesta más". Y eso parece que le está sucediendo al Barcelona, que ha jugado con viento a favor a través de generosos penaltis y más generosas expulsiones en los rivales. Y así le fue fácil encadenar 39 partidos consecutivos sin derrota. Pero ha sido cerrarse el grifo de los penaltis y las expulsiones, y el equipo de Luis Enrique ha perdido su condición de extraterrestre para bajar al mundo real y pelear como los demás en igualdad de condiciones. Y ahí se ha pegado el Barça el batacazo.

El canguelo se apodera del Barça

"La verdad duele", decía Gerard Piqué en uno de sus tuits ofensivos refiriéndose a la derrota del Real Madrid en Wolfsburgo por 2-0. Efectivamente, la verdad duele. A unos más que a otros. A Dani Alves, por ejemplo, no parece dolerle mucho. En Barcelona llevaban meses celebrando la Liga y calculando la fecha para cantar el alirón con cinco, cuatro o tres jornadas de antelación. La verdad, esa que duele, ha dejado a tres equipos en un pañuelo. Dos que vienen de menos a más con ganas de arrasar, y otro que se ha quedado sin aire y que se muestra incapaz de resistir aquejado por un galopante canguelo que no le deja respirar. La presión del Atlético y del Real Madrid es asfixiante y si seguimos sin penaltis ni expulsiones, todo puede suceder. Si los árbitros vuelven a falsear la Liga con decisiones favorables al Barcelona, no habrá más que hablar.

Deja tu Comentario