2016-01-15 16:01 FC Barcelona Por: Administrador

El Real Madrid estaba avisado de que iba a sufrir una sanción



Hace caso un año, el 27 de enero de 2015, el Real Madrid, muy ufano, emitía un comunicado oficial saliendo al paso de los rumores que circulaban entonces en torno a la posibilidad de que el club blanco pudiera recibir el mismo castigo de la FIFA que en aquella época pesaba sobre el Barcelona. El Real Madrid tenía entonces constancia de estar siendo investigado, pero no hizo caso. Quizá pensando que, como sucede en España, también en los organismos internacionales está por encima del bien y del mal. Recibió un informe sobre los 51 casos investigados por la FIFA e hizo caso omiso. Ahora pide tiempo escudándose en que al Barça se lo dieron. En el comunicado emitido por el Real Madrid ahora hace un año se podía leer: “Tanto el Real Madrid como la propia RFEF, a través de la cual se tramita el expediente informativo, han quedado enteramente satisfechos con la información aportada al verificarse el estricto cumplimiento con la normativa de inscripción en absolutamente todos los casos”. Y añadía el comunicado que en la lista de la FIFA había diez  jóvenes españoles, seis de ellos mayores de edad en el momento de llegar al Madrid, que dos fichajes se hicieron con la supervisión y visto bueno de la FIFA y otros dos se inscribieron antes de que entrara en vigor la norma supuestamente incumplida. Prepotencia en estado puro. Con nosotros no se atreverán. Eso es lo que parecía destilar la nota del Real Madrid., que insistía en su comunicado en que  23 de los jugadores investigados procedían de equipos españoles, así como que otros dos de los futbolistas nunca han jugado en el Real Madrid y que hay un menor en la lista que nunca llegó a incorporarse a la disciplina blanca por no contar con la aprobación de la FIFA. Y finalmente especificaba el club blanco que en el traspaso de otros cuatro jugadores que fueron inscritos con menos de 12 años se cumplió plenamente tanto con la normativa española como con la de la FIFA, que abría la puerta a este tipo de operaciones siempre que se cumplieran tres premisas". Sólo faltaba añadir en el comunicado dirigido a la FIFA: "Ustedes no saben con quién están hablando". Esta vez la prepotencia ha servido de bien poco.

Deja tu Comentario