2016-01-19 22:01 Real Madrid Por: Administrador

VÍDEO. El ridículo de Josep Pedrerol con la sanción de la FIFA



"¡Qué desastre! Otra vez la imagen del Barça por los suelos. ¡Ya está bien! ¿Qué culpa tienen los aficionados? Ninguna. Los directivos han vuelto a meter la pata.... No se puede hacer tan mal. No se puede permitir que estos dirigentes sigan manchando la imagen del Barça.... De momento mantienen silencio. Pues tienen que hablar ya, que salgan a dar la cara... Si quieren referéndum, que lo hagan, pero para preguntar a los socios si hay que echar a Bartomeu ¡ya!" Eso decía Josep Pedrerol cuando saltó la noticia de la sanción de la FIFA al FC Barcelona. Como se puede apreciar, la culpa y responsabilidad absoluta, de Bartomeu y de sus directivos. Contundente. La culpa, de los directivos que manchan la imagen del club, que den la cara, hay que echar al presidente ya. Más delicado ha sido Pedrerol con su admirado ser superior Florentino Pérez. La sanción es la misma, pero la manipulación de la información muy diferente. Así intoxicó a su audiencia: "La FIFA nos marca el camino y nos da lecciones de ética. Y ahora, Madrid y Atlético... El tiempo dirá quién tiene razón. Pero lo de Zidane suena a broma, es una demostración que la FIFA no sabe dónde va, que es un organismo trasnochado, caduco, que últimamente sólo sabe hacer una cosa: el ridículo". Ya lo ven. Ahora el presidente objeto de castigo no debe irse, porque no ha manchado la imagen del club. De hecho, ya se preocupó de que el nombre Florentino Pérez ni apareciera en su perorata. No perdió un segundo Pedrerol en cuestionarse si la FIFA hacía el ridículo, estaba trasnochada o caduca cuando se cebó con el Barça, porque la culpa era de Bartomeu. Ahora, como se aprecia, la culpa es de cualquiera -incluso podría estar Casillas detrás- menos del presidente del club, responsable de todo lo que sucede ahí. Y, por cierto, exigía a Bartomeu que diera la cara. Florentino envió a un empleado ante la prensa. Curiosa manera de manipular la información e intoxicar al personal. Por mucho que lo quiera esconder con el error de los hijos de Zidane, el resultado final es el mismo. Lo que cambia es el maquillaje. No sólo la FIFA hace el ridículo. Y ahora va de campañas contra España, nos tienen manía -seguramente por los éxitos del Barça-  y una confabulación judeomasónica se cierne sobre nosotros promovida por las fuerzas del mal. ¡Volvemos al NO-DO! Lo que hay que hacer para que el presidente sea feliz y el jefe de la cadena también.

Deja tu Comentario