2016-02-08 20:02 FC Barcelona Por: Administrador

Higuaín, Özil, Di María: La vergüenza del Real Madrid



Echaron a Özil para fichar a Bale, siempre lesionado. Despidieron a Di María para traer a James, con exceso de peso y sobrexpuesto a la noche madrileña. Y se cargaron a Higuaín para poner en su lugar a Morata, que ya no está. Los tres están llevando a la práctica la venganza de los malditos demostrando partido a partido el error garrafal del Real Madrid prescindiendo de sus servicios. El entorno mediático amigo, los Josep Pedrerol y compañía, se encargó de venderles ante la afición blanca como traidores egoistas que sólo pensaban en el dinero. Es la táctica para justificar su marcha. El club hizo lo correcto, aunque luego, como está sucediendo, triunfen en sus nuevos equipos. Política de distracción vendiendo humo para tapar las miserias. Gonzalo Higuaín encabeza la clasificación de la Bota de Oro, que define a los mejores goleadores de Europa. Va líder en solitario con 24 goles en 24 partidos, 5 más que Benzema, del que hablan maravillas en el Real Madrid por ver puerta más que nunca, y 5 más también que Cristiano Ronaldo. Higuaín ha revolucionado al Nápoles y le ha convertido en firme aspirante el scudetto desde el liderato de la tabla, algo que no se veía desde la época del mismísimo Maradona. Su salida del Real Madrid despertó muchas dudas entre el madridismo que se han confirmado. Error garrafal. Mesut Özil, al que el Real Madrid echó para dejar paso a Bale, el de los 101 millones, tuvo unos inicios difíciles en el Arsenal, pero ahora mismo está mejor adaptado al Arsenal que Bale al Real Madrid. Los números indican que el Real Madrid se equivocó con el cambio. Suya es buena parte de la responsabilidad de un Arsenal que aspira a todo en la Premier y en la Champions League. Esta temporada, sin ir más lejos, suma 16 asistencias de gol en la Premier League, una cifra fuera del alcance de ningún jugador del Real Madrid. Di María vuelve a ser un ángel en el París Saint Germain después de su frustrante año en el Manchester United. El "patito feo" de la plantilla blanca es ahora un cisne que comparte galones con Ibrahimovic en el PSG. Este año lleva 13 goles en el campeonato galo, mostrando un rendimiento superior al ofrecido en el Real Madrid.

Se entiende el interés por Neymar

Es cierto que el Real Madrid le sacó un buen rendimiento a sus ventas. Tan cierto como que ese dinero se ha reinvertido en sus sustitutos sin encontrar la mejoría esperada que alcanza su máxima expresión en la temporada pasada, saldada en blanco, cero títulos, por el Real Madrid. Se entiende que Florentino Pérez vaya desesperado por fichar a Neymar. Tenía a los cracks en casa y ahora se encuentra con que su buque insignia, Cristiano Ronaldo, la carta con la que se lo ha jugado todo, empieza a hacer aguas por todas partes. Al presidente blanco los goles de Neymar y Suárez, a los que tuvo a tiro, le sientan tan mal como los de Higuaín, Özil y Di María. Muchos disgustos y pocas alegrías para quien quiere tapar con la Undécima doce años de mandato con más pena que gloria.  

           

Deja tu Comentario