2016-02-25 20:02 FC Barcelona Por: Administrador

Desmontando la tontería del contragolpe del Barça



A falta de alegrías propias, andan los representantes más dignos de la caverna mediática madridista buscándole los defectos al campeón de Liga, Copa y Champions League. No les gusta el Barça y están muy preocupados porque mejore su juego y respete su identidad. Pero tienen tan pocos argumentos para cuestionar la línea exitosa emprendida por Luis Enrique que se agarran a lo que sea, a cuestiones fatuas con las que pretenden herir, aunque en realidad sólo sirven para dejarles retratados en su visión resentida de la realidad. Ahora les ha dado por echar en cara al finalista de Copa, líder en la Liga con ocho puntos de ventaja sobre el segundo (que no es el Real Madrid) y arrollador en la Champions, que utiliza el contragolpe para ganar sus partidos. Y eso sí que no. Parece ser que han decidido en Madrid que el Barça no puede marcar goles en contrataques como el de Londres en el 0-1, jugada que han utilizado para lanzar porquería contra el Barça en lugar de aplaudirle.

¿Debe pedir perdón el Barça por marcar al contragolpe?

El tema es surrealista. El Barça debe pedir perdón por marcar un golazo tirando de un contragolpe, como si eso fuera un pecado. "Ganasteis una Liga al Madrid con una contra de Luis Suárez", dice Tomás Roncero, como si eso sirviera para empañar la brillantez del triunfo en esa Liga.  Es como si el Barça en su ADN lleve escrito que hay que jugar con deportividad y sin hacer faltas y cometa ocho en cada partido. Los principios fundamentales del Barça siguen vivos, con contragolpe o sin él. Y ese es el verdadero problema del Real Madrid. El Barça sabe a lo que juega, con o sin contragolpe. El Real Madrid va dando bandazos y pasa de la pegada al control y posesión que ha impuesto ahora a Zidane y que tanto gusta a la Caverna porque se parece al Barça. Aunque cambiará también de estilo en cuanto Zidane desaparezca del mapa. Está escrito en su historia de siempre.

¿Quieren que Luis Enrique prohiba a Neymar correr por la banda?

El Barça tiene una filosofía clara en su juego, reconocible en todo el planeta. Todo el mundo sabe cómo juega y a lo que juega. Si tiene tres jugadores letales delante, tendrá que aprovecharlos, lo que no quiere decir que renuncie a sus principios de controlar el balón y tratar de recuperarlo cuando lo pierde lo más rápidamente posible recurriendo al pressing. El Barça jugaba así con Guardiola, con Tito vilanova, con Gerardo Martino y con Luis Enrique. Lo que no puede hacer Luis Enrique es frenar a Neymar si tiene la oportunidad de aprovechar su velocidad para desbordar a los rivales por la banda. Ni prohibirle a Messi que corra a disputar un balón largo. Ni siquiera con Guardiola se jugaba así. Se practicaba el fútbol de control y posesión del balón, pero muchos goles llegaron utilizando el contragolpe.

El Barça fue fiel a su estilo en Londres

Y el partido de Londres fue una excepción. El Barça durmió el encuentro en la primera parte controlando el balón al primer toque y escondiéndoselo al rival. Las estadísticas no mienten en cuanto a la posesión: 72% el Barça, 28% el Arsenal. Los guarismos bajaron en la segunda parte hasta dejar el global en 65% a 35%, pero es que el Barça jugaba fuera y el rival, que no es un Roma cualquiera, tenía que atacar y buscar el gol porque perdía en casa. Aún así, jugando fuera, el Barça controló el balón durante el 65% del total del tiempo. ¿Dónde está la traición al fútbol de toque? ¿No tienen nada mejor que echarle en cara a este Barça? No se puede hablar, si no es que existe mala intención y ganas de mentir y manipular, de que el Barça traiciona sus principios futbolísticos cuando en el Emirates Stadium dio 731 pases mientras el Arsenal se quedaba en 361. Hasta Ter Stegen dio los mismos pases, 21, que uno de los hombres más activos del Arsenal, Alexis Sánchez. Ese dominio se tradujo en 16 disparos a puerta por 7 del Arsenal, entre los cuales hay dos goles y un poste azulgrana por cero de todo del Arsenal.

Y donde más duele

En el 0-4 del reciente clásico del Bernabéu Suárez finalizó la jugada del 0-1 que se inició en el área de Claudio Bravo y en la que participaron los 11 jugadores del Barça, y que duró 104 segundos sin que ningún jugador del Madrid tocara el balón. Eso es lo que duele, que el Barça pueda marcar esos goles y los demás no. Y que, además, sea capaz de entender el fútbol de otras maneras si hace falta. Lo otro, lo de exigirle que el Barça dé 45 pases por obligación antes de marcar un gol es sólo la pataleta de quien no encuentra nada mejor para echarle en cara a este equipo. El barcelonismo es feliz con su equipo por encima de la mala sangre que se hagan los agoreros que expresan la rabia que produce en Madrid el chorreo de títulos y la excelencia de su juego. El barcelonismo aplaude igual el gol de Messi en Londres en un visto y no visto vertiginoso que el gol de Suárez en el Bernabéu elaborado durante 104 segundos. El barcelonismo aprecia el buen fútbol y aprueba tanto la apuesta del club por un estilo propio que caracteriza a su equipo como las excepciones que puedan producirse recurriendo a otros métodos si la situación lo requiere. ¡Faltaría más!

Rabian, luego cabalgamos

Seguramente es eso, la capacidad y los recursos que tiene el Barça para sintonizar la onda que toque en cada momento, es lo que más molesta en donde no tienen más felicidad que la que evitar que la final de Copa no se juegue en el Bernabéu. Pero que no se cansen. Podrán engañar a quien esté predispuesto a dejarse engañar. Al barcelonismo nadie de Madrid le va a explicar cómo tiene que celebrar las gestas de su equipo. Si algunos tienen problemas de digestión, que no descarguen sus descomposiciones sobre quien vence y convence. Más cerca tienen materia y de la buena para entrar a fondo con el bisturí. Pero no lo hacen. Vende más hablar mal del Barça. Barcelonistis y complejitis de un grande venido a menos en el que cualquier tiempo pasado, muy pasado, fue mejor. Rabian, luego cabalgamos.

Deja tu Comentario