2016-07-28 19:07 FC Barcelona Por: Administrador

El chupito le juega una mala pasada a Tomás Roncero



Fede Peris Es sabido que la Caverna Mediática madridista, también conocida como Central Lechera, funciona a base de un guión que siguen todos los implicados a pies juntillas. Se trata de un guión sencillo de seguir y que obliga a cambiar de opinión sobre las cosas en función del interés que tengan el Real Madrid y el FC Barcelona en ellas. Ese guión dice, por ejemplo, que una Champions League, si la gana el Real Madrid, vale más que cuatro títulos si los gana el Barcelona, ya que no dejan de ser "títulos tristes", más tristes que, por ejemplo, el año en blanco de la anterior temporada del Real Madrid. Ese guión dice que Cristiano Ronaldo merece el Balón de Oro por ganar dos títulos sin apenas participar en las dos finales, y Messi merece el infierno por ganar sólo la Liga y la Copa y quedarse en la final de la Copa América. CodoZpYXgAE7L62 CodoZUoWIAAziLZSegún ese guión, Benzema no se ha sentado en el banquillo de los acusados, James Rodríguez no ha burlado a la policia escapando de ella a 200 kilómetros por hora, y ni Mourinho, ni Casillas ni Xabi Alonso han defraudado a Hacienda -los pillan cuando ya no están, que casualidad-. Esas cosas sólo pasan en el Barça. Es el guión que obliga a Marca a explicar en su portada de hoy que su André Gomes ha fichado por el Barça es porque el Real Madrid no quiso ficharlo. O el que obliga a los medios madridistas a entrar a saco con Neymar simplemente porque tuvo la osadía de decirle que no a Florentino Pérez. Ese mismo guión ha dejado a Tomás Roncero retratado y bien retratado en su manera de valorar el Mundialito de clubs. Si lo gana el Barcelona, es un chupito, como queda reflejado en su cuenta de twitter en diciembre pasado. Y si es el Real Madrid quien puede ganarlo dentro de unos meses, ese chupito se convierte en "un título que da prestigio". Como diría el siempre recordado Bernd Schuster: "no hace falta decir nada más". Ellos mismos se retratan y se caricaturizan con sus propios actos.  

Deja tu Comentario