2016-10-17 22:10 Cristiano Ronaldo Por: Administrador

VÍDEO: Las imágenes que nunca ofrecerá Josep Pedrerol en sus programas



Fede Peris "Quien compara a Zidane con Benítez es un antimadridista o un pintamonas", ha dicho hoy Josep Pedrerol en el editorial de Jugones vendiendo su producto y repartiendo carnets de buen madridismo, que de eso sabe mucho. Tanto como de descalificar a los que no repiten su discurso, para los que siempre tiene el calificativo de "pintamonas" preparado. Y después de semejante sentencia, ha asegurado que "la objetividad no existe". Al menos en su caso es cierto. Su parcialidad ha quedado reflejada hoy por su rencor hacia Luis Suárez. Seguramente porque le dijo que no a Florentino Pérez, y sus goles escuecen y producen descomposición en la Caverna. Desde el mismo momento en que debutó con el Barça existe una encarnizada campaña de la Caverna Mediática contra Suárez. Primero estaba gordo y no le marcaba un gol al arco iris, y ahora es una especie de delincuente deportivo que anda suelto repartiendo agresiones a los contrarios que quedan impunes. Entre palo y palo a Messi y Neymar, se cuela Luis Suárez confirmando los retortijones de tripas que provocan sus goles y los títulos que encadena su Barça.. Pedrerol ha afirmado hoy que "Luis Suárez tiene bula arbitral". Y en el vídeo dedicado al delantero del Barça que tanta rabia provoca en la Caverna, han asegurado que "hubo puñetazo de Suárez en toda regla. Fue una clara agresión que quedó impune y mereció la expulsión". Pero no acabó ahí la cosa, también han reclamado en Jugones la expulsión de Neymar por un supuesto codazo a Laure, el mismo que dejó su codo marcado en la cara de Neymar. Lo que nunca enseñará Josep Pedrerol en su programa, dejando al margen las provocaciones y los gestos y palabras de chulería, son las agresiones constantes de Cristiano Ronaldo que quedan impunes. Eso le permitiría mostrar su faceta de independiente. Pero no lo es. Tiene razón Pedrerol cuando asegura que en el periodismo no existe la objetividad. En su caso está clarísimo. ¿Para qué engañar más al personal?

Deja tu Comentario