2016-11-26 11:11 Real Madrid Por: Administrador

El ridículo más cómico del diario Sport



Carlos Muñiz La página web del diario Sport pone en entredicho su línea editorial con una situación cómica que les deja retratados . Esta mañana nos han regalado una contradicción apoteósica. Una noticia situada en lo más alto de su página web nos informa de que "en Madrid intoxican con la renovación de Messi". Y justo debajo Emilio Pérez de Rozas, cronista catalán nada sospechoso de ser madridista, afirma en el titular de su artículo: "¿Tanto le costaba a Messi decir que renovará?" Estamos ante el tradicional victimismo de la caverna catalana. tan acostumbrada a la mano negra o blanca, según se mire, y tan aficionada a buscar enemigos externos porque contra el enemigo se vive mejor. Resulta que Leo Messi se ha negado a decirle a los socios y aficionados del Barça que va a renovar su contrato, que es feliz en el Barça, que como el Barça nada y que estén tranquilos porque del Barça no se va a mover... Y algo tan elemental como concluir de esa actitud que "quien calla otorga" y que, por lo que sea, a día de hoy Messi no se moja y no tiene firmemente decidido seguir en el Barça, como sí sucede con los grandes tracks del Real Madrid, es interpretado por el diario Sport, que hoy no ha tenido un buen día, que la culpa de que Messi no declare su amor hacia el Barça es de la "caverna" madridista, que todo son bulos e infundios y que si Messi no quiere mostrar en público su predisposición a renovar por el Barça es porque la caverna intoxica. cyllouyxcaa23fe Es la línea habitual de siempre en Sport, al servicio de los intereses del club culé y con la mejor predisposición a la genuflexión. Sucede que Emilio Pérez de Rozas, catalán, culé y en la nómina de Sport, deja a su propio periódico con el culo al aire olvidándose de las fuerzas del mal representadas por la caverna malvada madridista y haciendo una reflexión a la que nadie ha llegado en ese periódico: ¿Tanto le costaba a Messi decir que seguirá en el Barça? Es así de sencillo. Menos intoxicaciones, menos buscar enemigos donde no los hay y más profundizar en la realidad y las miserias propias, y asumir que Messi se niega a mostrar su compromiso con su club de toda la vida si no le sueltan la pasta que pide.  Aquí sólo intoxica el que se niega a ver la realidad y prefiere mirar hacia otro lado. A Madrid por ejemplo.

Deja tu Comentario