2016-11-27 11:11 Especial Clásico Por: Administrador

El "7" se rebela y deja mudo al Camp Nou



Pol Brugarolas 13 de octubre de 1999. Sólo se habían disputado 6 jornadas del Liga y el Real Madrid llegaba al Camp Nou en la octava posición de la tabla y a seis puntos del FC Barcelona. Una derrota habría dado por acabada la Liga en menos de dos meses de competición. Pero ahí estaba Raúl. Él logró el 0-1 de cabeza, que significaba su primer gol en el Camp Nou. Rivaldo anotó el gol del empate. El árbitro, Díaz pega,  se comió una clamorosa mano de Sergi desde la misma línea de gol. Y Figo adelantó al Barcelona en el marcador con un golazo. Para añadir más dramatismo al choque, Patrick Kluivert se autoexpulsó insultando al árbitro, y Gaspart, que no lo pudo resistir, optó por abandonar el palco y seguir el final del partido en el antepalco interpretando lo que sucedía por los gritos de la grada.  Y lo que escuchó fue un silencio sepulcral producido por otro gol de Raúl, salvando la salida del portero Hesp. El Madrid salía vivo del Camp Nou en un partido que se había planteado como "merienda de blancos". Ese día Raúl silenció al Camp Nou con el dedo índice sobre sus labios después de la tensión vivida en un choque que anda sobrado de brusquedades. Ese día Raúl entró en la historia del Real Madrid... y del Barça.       L

Deja tu Comentario