2016-12-25 20:12 Real Madrid Por: Administrador

Los éxitos del Real Madrid producen escoceduras graves en el diario Sport



Carlos Muñiz

"La falsa hegemonía del Real Madrid". Es el título con el que el diario Sport muestra el berrinche que le producen los éxitos del Real Madrid. En Barcelona se toman muy mal que el tiki taka haya quedado enterrado por el "Efecto Zidane" y tratan de buscarle excusas a la espectacular trayectoria del Real Madrid en el último año desde que Zidane tomó las riendas del primer equipo blanco.



Y Sport saca sus conclusiones simplistas: "El equipo de Zidane ha conquistado sus tres últimos títulos a base de suerte, épica y vulgaridad futbolística". Y hay más: "Los sorteos han sido muy benevolentes con los madridistas, que no se han medido a ningún campeón de Europa". Sesudas conclusiones que permiten a la caverna culé esconder las miserias de su Barça, aunque no puedan encontrar soluciones. La racha de imbatibilidad de Zidane se traduce en el medio catalán como "Los madridistas llevan siete meses instalados en una nube tras haber celebrado de forma consecutiva la Liga de Campeones, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubs". Y acaban concluyendo que la "hegemonía del Real Madrid es irreal, hay gato encerrado".

Resumiendo: 2016 ha sido para el Real Madrid un año horrible, porque "sólo es capaz de ganar sufriendo, nunca dominando, pese a que ha tenido que medirse a muy pocos rivales de máxima dificultad. Los sorteos han sido muy benevolentes con los madridistas desde que arrancó la pasada edición de la Liga de Campeones. El conjunto blanco ha encadenado eliminatorias sin que la suerte les deparase un enfrentamiento a cara o cruz ante un rival de la nobleza europea o mundial".

¿Debe pedir el Real Madrid perdón por la "vulgaridad" de su triplete?

Y se quejan una vez más de los sorteos y de la suerte del Madrid, como si eso fuera un argumento para ensuciar la trayectoria inmaculada del equipo de Zidane: "En la Champions se midió primero al Shakhtar Donetsk, al Malmö y al París Saint-Germain en la fase de grupos, y posteriormente tuvo que superar en las eliminatorias a la Roma, al Wolfsburgo, y al Manchester City, mientras que en la final se vio las caras con el Atlético de Madrid. ¿Qué tienen en común todos estos equipos? Ninguno de ellos puede presumir todavía de haber conquistado la máxima competición continental. En el mejor de los casos, son claros aspirantes a entrar en la jet set europea, caso del PSG, el Manchester City o el Atlético. Y con los franceses, por ejemplo, empató 0-0 en París y ganó 1-0 en el Bernabéu sin haber hecho méritos para ello". Pues habrá que pedir perdón otra vez por no haberlo hecho tan bien como el Barça, que una vez más, no ha salido campeón de Europa en 2016.



Y el colofón: "La flor de Zidane ha sido clave a la hora de que el Madrid llevase tres copas más a su sala de trofeos. Desde que el entrenador francés se hizo cargo del equipo blanco el pasado mes de enero, sólo ha perdido dos encuentros oficiales y lleva encadenados 37 encuentros invicto. La suerte es blanca".  Ya lo saben; flores y suerte. En eso consiste la hegemonía del Real Madrid. Mientras sigan pensando así, más amplias se irán haciendo las diferencian que separan al Real Madrid del FC Barcelona. No hay nada como la autocomplacencia (que de eso sabe mucho el Barça) para caer en el pozo. El Barça renuncia a la autocrítica y prefiere echarle la culpa de su inferioridad ante el Madrid a las flores y la suerte. Eso es muy bueno para el Real Madrid. 


Deja tu Comentario