2016-12-27 13:12 FC Barcelona Por: Administrador

Sport apuesta por el "¡Fuera Luis Enrique!"



Alfredo Vidal "El Barça no esperará a Luis Enrique". Esta es la portada del diario Sport de hoy que no se ajusta a la realidad, porque el Barça sí espera que Luis Enrique siga al frente del equipo azulgrana. Bartomeu sabe que el técnico asturiano cuenta con el favor de los aficionados y que su salida del club seria una medida impopular. Otra cosa es que el presidente se quede de brazos cruzados esperando que Luis Enrique tome una decisión -su marcha- que podría ser contraria a los intereses del club, de ahí que se cubra las espaldas buscando un técnico alternativo para salir del paso de la situación de emergencia que podría significar buscar un nuevo entrenador en los últimos compases de la temporada. El título de la portada ya indica claramente por dónde va el diario Sport, que apuesta y desea fervientemente la marcha de Luis Enrique, un técnico que no ofrece concesiones a la prensa. Y las dos opiniones de más peso de este diario, la de su director, Ernest Folch, y la de su director adjunto, Lluís Mascaró, circulan en la misma dirección: "Fuera Luis Enrique".

Sport no quiere a Luis Enrique

El director titula hoy su artículo de opinión: "El Barça no puede estar a la merced de Luis Enrique", y explica: "Es natural y comprensible que el entrenador renueve año a año pero es inasumible esperar hasta el mes de mayo, porque en caso de no continuar se puede entrar en una etapa de incertidumbre muy difícil de manejar". Por su parte, el director adjunto, Lluís Mascaró, aprovecha para ensuciar la imagen de Luis Enrique dejando claro que no está a la altura de Pep Guardiola, el técnico oficial favorito del citado medio: "Luis Enrique no es Guardiola. Ni puede serlo. Pep fue el mejor entrenador de la historia del Barça. Sin discusión posible. Los éxitos de Guardiola y, sobre todo, el fútbol que desplegó su equipo, jamás podrán ser olvidados. Ni igualados. Pase lo que pase en el futuro. Y eso ha pesado mucho en sus sucesores. La losa de las comparaciones es, en este caso, más insoportable que nunca. Y Luis Enrique lo sabe. Luis Enrique sabe, por ejemplo, que nunca será idolatrado como lo fue Pep. No será un icono del barcelonismo. Ni de Catalunya. Ni pedirán su continuidad en un concierto de los ‘Manel’ en el Palau de la Música. Guardiola fue un ídolo. Un referente. Luis Enrique ‘solo’ es un entrenador. Y su futuro en el banquillo blaugrana está absolutamente ligado a los resultados del equipo. Luis Enrique no es Guardiola. Pero a veces pretende imitarlo. Por ejemplo, cuando mantiene ese extraño misterio sobre su renovación, como hizo Pep durante dos años seguidos. En este caso, el Barça no tendrá tanta paciencia como tuvo con Guardiola. Y le pondrá un ultimátum en el mes de marzo si no ha tomado una decisión definitiva. La directiva quiere que siga. Pero no a cualquier precio. Ya hay fecha límite. Si Luis Enrique no se pronuncia pronto, el club buscará una alternativa. No puede hipotecar el futuro del proyecto por ‘solo’ un entrenador". Parece que en Sport hay ganas de perder de vista a Luis Enrique, un técnico, que contrariamente a lo que sostiene Lluís Mascaró, ha oído su nombre coreado por la afición soberana en el Camp Nou, muchas más veces que Pep Guardiola. Luis Enrique "sólo" es un entrenador. Como Guardiola, aunque algunos hayan querido otorgarle categoría de "ser superior" porque se aprovechó del mejor momento de Messi, especialmente, y de Xavi, Iniesta y Puyol cuando estaban en edad de merecer. Y sin Messi, Xavi, Iniesta y Puyol, Guardiola ha demostrado en el Bayern y en el Manchester City que "sólo" es un entrenador. Con sus virtudes y defectos. Pero nada que ver con el "dios" que para muchos es en Barcelona a pesar de que un día decidió dejar plantado al Barça para disfrutar de nuevas experiencias lejos de Cataluña.

Deja tu Comentario