2017-01-17 12:01 Real Madrid Por: Administrador

Messi toma el mando en el Barça del desgobierno



Carlos Muñiz Leo Messi tiene sobre la mesa una oferta de 30 millones netos anuales fijos y 5 más variables para renovar y ha respondido con la callada por respuesta, según la versión expresada anoche por Eduardo Inda en El Chiringuito, que añadió que Messi se siente maltratado por la junta de Bartomeu tras la renovación de Neymar por 20+7 millones a los que hay que añadir el pago de las multas de Hacienda y los 40 millones adelantados a su padre. El club que le dice que no hay dinero, pero Messi y su entorno entienden que él no tiene la culpa y que si hay dinero para los demás, también debe haberlo para el que se tiene por el mejor jugador del mundo. “En el Barça hay preocupación porque ha dicho que no o sí a la oferta, sino porque ha dado la callada por respuesta. Se le ha hecho el avance hasta donde puede llegar el Barça en cifras económicas. No hay prisa por parte del jugador”, manifestó Eduardo Inda en El Chiringuito. En este escenario se entiende que el club azulgrana intente utilizar el "sentido común" poniéndose en manos de Messi y proporcionándole todo el poder que desee a cambio de no ampliar la oferta ya presentada de 30 millones más cinco en variables. Y entre las prebendas que Bartomeu está dispuesto a conceder a su estrella está la del derecho a elegir entrenador, por lo que Luis Enrique podría estar sentenciado a final de temporada para dar entrada en el Camp Nou al técnico preferido por Leo Messi, que no es otro que Jorge Sampaoli, actual entrenador del Sevilla. Así lo explica hoy OKDiario, que añade que Messi nunca ha trabajado con Sampaoli, pero le han dado muy buenas referencias de él tanto en Argentina como su amigo Alexis Sánchez, que lo tuvo como seleccionador en Chile.

El Barça está hipotecado

La conclusión es que Leo Messi tiene la sartén por el mango y se apresta a tomar decisiones importantes ante el desgobierno que vive el club culé de la mano de Josep Maria Bartomeu. Con más de 600 millones de ingresos, el Barça no tiene ni para renovar a Messi ni para acometer las obras de remodelación del Camp Nou, que han quedado pospuestas a la espera de mejores tiempos. Y todo esto después de renovar recientemente con Nike y contratar un nuevo patrocinador, que entre los dos aportarán casi 200 millones anuales. Parece claro que el club azulgrana tiene el futuro hipotecado y que le va a salir muy caro su intento de retener a todas sus estrellas.    

Deja tu Comentario