2017-02-11 17:02 FC Barcelona Por: Administrador

¡Ya está bien! ¿Quién castiga ahora a este árbitro indecente?



Pedro Riaño Los árbitros piden sanción para Gerard Piqué porque ha dicho algo que no les ha gustado. Los árbitros piden castigo para Luis Suárez por quejarse de la actuación parcial y tendenciosa de un colegiado. ¿Y quién pide sanción para Clos Gómez, el árbitro del Alavés-FC Barcelona? Venimos de ver cómo expulsaban a Luis Suárez por chocar en un balón aéreo con un rival sin ningún tipo de repercusión en el Barça-Atlético de hace unos días. Gil Manzano expulsó a Luis Suárez por eso y le privará de jugar la final de Copa. Acabamos de ver a un jugador del Atlético de Madrid de Simeone cedido al Alavés, Theo Hernández, entrar de una forma temeraria, por decirlo finamente, a Aleix Vidal, mandándolo al hospital con la pierna partida y eso... eso no es nada para el árbitro. Ni siquiera es falta. ¿Quién sanciona a Clos Gómez por ser tan malo? El tema es preocupante por la reincidencia de la clase arbitral contra el Barcelona. Hace unos meses se repitió una acción similar en Valencia. El jugador ché Enzo Pérez fue a por Iniesta, se lo llevó por delante y le tuvo dos meses sin jugar en una acción tan evidentemente peligrosa que el árbitro de turno, Undiano Mallenco no se dignó a entenderla como merecedora de tarjeta amarilla. Esta Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid, con pelotas que entran en la portería medio metro y no son gol, con tantos anotados por el Real Madrid con tres jugadores en fuera de jueg0 o con penaltis señalados porque James ha empujado a Modric... La situación ya pasa de castaño oscuro mientras la directiva del Barça calla y otorga. Es hora de decir basta. Clos Gómez no debe arbitrar un partido más al Barça después de su canallada de hoy. Y eso que la Caverna casposa le acusa de culé. Con amigos así, no hacen falta enemigos. Lo que ha hecho hoy con el Barça es una indecencia que pesará sobre su conciencia el resto de sus días. Si no ha visto motivo de castigo para el agresor de Aleix Vidal, malo. Y si lo ha visto y no ha querido pitar, peor. Ya está bien de hilar fino en las actas cuando se trata de castigar a los jugadores del Barça por ver desde la banda un partido durante dos minutos y dejar sin sanción una entrada que ha acabado en fractura, con la víctima en el hospital y con un árbitro atontado que ni siquiera ha pitado falta. ¡Ya está bien!

Deja tu Comentario