2017-02-26 17:02 FC Barcelona Por: Administrador

UNO x UNO: Así jugó el Barça ante el Atlético de Madrid



    Así jugaron los hombres de Luis Enrique en el Atlético-Barça en el que se jugaban media liga y lo han sacado adelante con un trabajado 1-2. Ter Stegen. DECISIVO. Evitó tres goles en la primera parte sacando tres manos prodigiosas. En la segunda parte  le gana un mano a mano a Griezmann que ya se cantaba como gol. Tuvo mucho que ver en la victoria del Barça. Sergi Roberto. DESUBICADO. Ni lateral ni centrocampista. Estuvo todo el partido buscando su posición en el campo intentando entender los inventos tácticos de Luis Enrique. Se retiró lesionado al final y fue sustituido por André Gomes. Piqué. SOLVENTE. Puso su oficio a disposición del equipo. Líder y jefe de la defensa, poniendo orden, y animador del juego del Barça desde atrás empujando a sus compañeros. Se incorporó al ataque y tuvo varias oportunidades para marcar de cabeza. Umtiti. EFICAZ. Falló en el gol de Godín, que remató de manera plácida sin apenas notar la oposición de Umtiti y Busquets. Al margen de eso, mostró seguridad en todo momento y se convirtió en un muro para las embestidas de los futbolistas colchoneros Mathieu. CONTUNDENTE. Jugó como central izquierdo en la defensa de tres montada por Luis Enrique y le amargó la vida a Carrasco. Disciplinado y táctico. Tuvo que ser sustituido en el minuto 76  por Digne después de una escalofriante entrada de Correa que sólo fue digna de tarjeta amarilla Busquets. ASCENDENTE. Va cogiendo el ritmo, aunque todavía le falta mucho para recuperar su mejor versión. Se las tuvo con las marrullerías de Gabi, pero salió victorioso del lance. Iniesta. DESAPERCIBIDO. Fue sustituido por Rakitic en el minuto 71. Un par de detalles y poco más. No es lo que se espera de Iniesta. Su aportación pasó desapercibida. Rafinha. AFORTUNADO. Mereció el calificativo de "nefasto", pero el gol que significó el 0-1 le redimió. Al margen del gol, todo lo que hizo lo hizo mal. Aportación nula. Ni pases, ni regates, ni anticipaciones, ni robos...Se echó de menos a Rakitic como titular. Messi. DESATADO. Entró muy poco en juego, demasiado poco, porque una vez más sus compañeros del centro del campo no le encontraron, pero ahí estaba al final para resolver el partido. Importantísima su actitud desatada celebrando los dos goles, nada que ver con lo que se le vio ante el Leganés. Suárez. FRUSTRADO. Le marcó al Atlético un gol como una casa en la primera mitad, pero Mateu Lahoz, que dudó, barrió para casa, para el de la capital, en caso de duda. Tuvo una ocasión clarísima en la segunda parte en un mano a mano con Oblack que echó fuera. Neymar. COMPROMETIDO. No le perdió la cara al partido en ningún momento. Se llevó las tarascadas de los jugadores locales y los insultos del público. Pero pidió el balón, lo jugó y fue el delantero del Barça más activo y el que más jugadas intentó. Rakitic. SERENO. Entró por Iniesta en el minuto 71 para poner orden y buscar a los de arriba en un centro del campo extraño del Barça. Digne. DIGNO. Salió por Mathieu en el minuto 76 y mostró oficio. El partido no le vino grande y supo estar a la altura de las circunstancias en un momento crítico, cuando marcó el Atlético. André Gomes. IRELEVANTE. Salió al final por Sergi Roberto sin apenas tiempo para hacer nada.

Deja tu Comentario