2017-03-01 22:03 Real Madrid Por: Administrador

Heroico empate del Real Madrid jugando con diez (3-3)



Carlos Muñiz El Real Madrid se ha dejado el liderato ante el Las Palmas con un empate a tres que nadie esperaba y que, tal y como ha ido el partido, sabe a gloria, porque el Madrid encaró toda la segunda parte con diez hombres por expulsión de Bale y a cuatro minutos del final perdía por 1-3. En los últimos compases del partido Cristiano Ronaldo salió al rescate con dos goles, pero el Real Madrid se quedó a un tanto de conservar el liderato... aunque todavía le resta el comodín del partido aplazado. El empate del Real Madrid ante el Las Palmas da aire al Barcelona, que ahora ya depende de sí mismo para ser campeón. Aunque depender de si mismo sea dar por sentado que el equipo culé ganará en el Bernabéu, que es mucho decir y está por ver. Lo cierto es que el partido ante el Las Palmas se preveía tranquilo, especialmente porque los canarios jamás han ganado en el Bernabéu, esta temporada sólo han vencido en un partido fuera de casa y venían de cuatro derrotas consecutivas. Pero lo que iba a ser una merienda de negros se convirtió en un partido trampa para el Real Madrid.

Inmenso Jesé

El equipo de Quique Setién, lejos de replegarse y esperar asustado atrás las embestidas blancas, ha plantado cara desde el primer minuto de juego haciendo que el partido se desatara y volviera loco. Ya en el minuto 2 hubo un discutible gol anulado a Morata. En el 8 inauguraba el marcador Isco. En el 9 empataba Tana. Diez minutos y empate a uno. Era un partido abierto, jugado de tú a tú, de ida y vuelta. Espectacular para el aficionado. Al Madrid le costaba tener el balón y el rival lo sacaba desde atrás con orden y criterio generando mucho peligro en los contragolpes. Y ahí Jesé ha estado inmenso. Ha recordado al mejor Jesé del Real Madrid: rápido, inteligente, peligroso... Él solito ha sembrado el pánico en el área madridista liderando los contraataques canarios.

La jugada clave del partido

Las ocasiones se sucedieron en ambos bandos y quien más quien menos esperaba una corrección del tiro por parte de Zidane en la caseta para que la segunda pare cambiara de rumbo. Pero con lo que nadie contaba es que al inicio de la segunda mitad Gareth Bale sería expulsado y dejaría a su equipo en inferioridad numérica durante toda la segunda mitad. Primero una amarilla por una dura entrada a Viera, Y acto seguido otra amarilla por un empujón a un rival. Si el partido hasta ese momento estaba loco, a partir de ahora, mucho más. Zidane sacó a Isco y colocó en su lugar a Lucas Vázquez.  Poco después pondría en juego a Benzema y James por Morata y Kovacic en un intento por darle más toque al juego del equipo. En el minuto 69 Morata marcó un gol legal que fue invalidado por Fernández Borbalán por un fuera de juego posicional de Cristiano Ronaldo que no influía en la jugada.

Épico Cristiano Ronaldo al rescate

El Madrid se lanzó en tromba, como marca su ADN y llegaron las oportunidades de Benzema y Lucas Vázquez. También Cristiano pudo acortar distancias, pero el 2-3 no llegaría hasta el minuto 86 cuando una mano clara de un jugador canario fue sancionada por Fernández Borbalán como penalti. Cristiano se encargó de ejecutarlo y puso en pie al Bernabéu, que esperaba una nueva remontada. Y el empate llegó poco después, en el minuto 88 gracias a un salto prodigioso de Cristiano Ronaldo que le permitió rematar de cabeza un centro de córner medido de James. No habría tiempo para más, el Real Madrid defendió su suerte con bravura y con un hombre menos durante la segunda mitad. Esta vez no hubo el premio de la victoria a última hora, pero el empate sabe a gloria tal y como fue el partido. El Real Madrid ha perdido el liderato, pero tiene un partido pendiente y espera el FC Barcelona y al Sevilla en el Bernabéu,      

Deja tu Comentario