2017-03-23 10:03 FC Barcelona Por: Administrador

El imperdonable olvido de Competición con Casemiro



Pedro Riaño Explica el diario As en su cuenta de twitter: "Competición rectifica después de olvidar sancionar a Messi". Y algunos medios madridistas se indignaban: "¡Lo que faltaba! A Competición se le había olvidado sancionar a Messi". Lo que faltaba no era eso. Lo que faltaba era lo de Casemiro. Eso sí que lo han olvidado... para siempre. En la presente edición de LaLiga se han producido numerosos errores arbitrales. Demasiados. Sin embargo, resumiendo hasta ahora las grandes fechorías de la clase arbitral, nos quedan cuatro grandes equivocaciones arbitrales de vergüenza ajena que sobresalen por encima de las demás y que dan pie a pensar que en ellas hay algo más que la ineptitud de los colegiados. Son situaciones sencillamente surrealistas que no admiten debate. Son errores históricos que, por supuesto, no han servido para enviar a nadie a la nevera: 1.-El gol de Luis Suárez ante el Betis que entró medio metro dentro de la portería y que el colegiado no quiso dar como válido. 2.-El penalti concedido a favor del Real por empujón de James a Modric dentro del área rival. 3.- El gol concedido al Real Madrid, marcado por Sergio Ramos y con tres jugadores del Real Madrid en flagrante fuera de juego. 4.-La tarjeta que González González le enseñó a Casemiro ante el Eibar y que no reflejó en el acta para que no le cayera un partido por el ciclo de acumulación de tarjetas.

La tarjeta fantasma a Casemiro queda impune

Cuatro casos verdaderamente escandalosos. Especialmente este último. El Comité de Competición se olvidó ayer de reflejar en el comunicado de sus decisiones el castigo de un partido a Leo Messi por cumplir el ciclo de partidos. Pero rectificó rápidamente. ¿Y Casemiro? ¿Se puede ir por ahí recibiendo tarjetas que no se reflejan en el acta sin que el Comité de Competición intervenga? Esta visto que si se es jugador del Real Madrid, es posible recibir una tarjeta y... ¡aquí no ha pasado nada! Dicen a modo de disculpa que el colegiado se olvidó de hacer constar la situación en el acta. Y como eso todo. Se equivocan gravemente y nadie les llama la atención por adulterar la competición con sus errores. Pero eso sí, 3.000 euros a Piqué por cuestionarlos. ¿A dónde irá ese dinero? ¿A pagar los banquetes del inefable Sánchez Arminio?
 

Deja tu Comentario