2017-03-23 09:03 FC Barcelona Por: Administrador

La rajada de Sergio Ramos contra los árbitros que no tuvo 3.000 euros de sanción



Pedro Riaño A Gerard Piqué el Comité de Competición le ha impuesto 3.000 euros de multa por denunciar con hechos a través de twitter, recogiendo recortes de periódicos madrileños, que los árbitros se han equivocado gravemente a favor del Real Madrid y en contra del Barça, lo que se ve reflejado en la clasificación. Lejos de admitir sus errores y pedir disculpas, la clase arbitral se enrocó, denunció al central blaugrana y exigió una sanción ejemplar para él. Ya la tienen: 3.000 euros. Sorprende que el peso de la ley caiga con toda su severidad sobre Piqué y que las rajadas que desde el Real Madrid se han hecho en contra de los árbitros hayan quedado impunes. Es el doble rasero con el que los estamentos del fútbol miden al Barca y al Real Madrid. Como muestra de las barbaridades que desde Madrid se han dicho sobre los árbitros, y sin necesidad de remontarnos a la época "gloriosa" de Mourinho, recuperamos esta pataleta de Sergio Ramos, a modo de ejemplo, después del clásico de 2014 que acabó con triunfo del Barça por 3-4 en el Bernabéu. La rajada de Ramos ese día deja pequeña cualquier denuncia que pueda haber hecho Piqué sobre los árbitros Pero Piqué juega en el Barça y Sergio Ramos no. Por eso a Piqué le han sancionado con 3.000 euros y a Sergio Ramos no.

Lo que dijo Sergio Ramos sobre los árbitros

¿Y qué dijo Sergio Ramos? Lo podéis ver y escuchar en el vídeo. Sergio Ramos deja en el aire la posibilidad de una confabulación arbitral contra el Real Madrid ("hay cosas contra las que no se puede luchar"), exige que Undiano Mallenco no arbitre más al Real Madrid ("espero que no nos pite más hasta final de temporada"), denuncia predisposición arbitral ("el descaro es tremendo"), rearbitra el partido a su manera,  directamente habla de campaña ("Si querían equilibrar la clasificación, ya lo han conseguido") y, finalmente, chulería al más puro estilo Cristiano Ronaldo ("Somos el equipo más grande del mundo y hay mucha envidia"). Tiene razón Sergio Ramos: el descaro es tremendo. La camiseta blanca proporciona inmunidad. Confirmado: la Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid. Una liga en ocho años ya es humillante, pero una en nueve todavía lo sería más. Y eso sí que no. Como diría Eduardo Inda: por lo civil o por lo criminal.

Deja tu Comentario