2017-03-26 17:03 El Soplo Por: Administrador

El lado oscuro de Unzué que no gusta en el Barça



Fede Peris

Ya hemos informado en Madrid-Barcelona sobre el pulso que mantienen el director deportivo del FC Barcelona, Robert Fernández, y los jugadores por la elección del sustituto de Luis Enrique. Robert, que ha dicho: "el nuevo entrenador lo elegiré yo", se decanta por Ernesto Valverde, mientras que los jugadores apoyan la candidatura de Juan Carlos Unzué. 



Unzué concita unanimidad favorable, pero en el club no acaban de convencerse de que pueda ser el nuevo Tito Vilanova. Fue entrenador de porteros en el Barça con Frank Rijkaard y Pep Guardiola. Se fue al Numancia y regresó al Barça con Tito Vilanova antes de volver a despedirse para fichar por el Racing de Santander.

Dudas sobre su curriculum

Hay coincidencia general en que Juan Carlos Unzué es un buen tipo que cae bien a todo el mundo, nadie duda de sus conocimientos técnicos y de su capacidad para ejercer de entrenador ni de sus conocimientos del club para salir airoso de la prueba de entrenar al Barcelona. Lo que preocupa de él son los paréntesis que se han producido en su vida fuera del Barça y sus dos únicas aventuras como primer entrenador.

La primera, con el Numancia, acabó en la décima posición en la tabla de la segunda división. Poco es para un técnico que aspira a dirigir el Barça. Y la segunda aventura, y última, la vivió en Santander, también en Segunda División A. Esta es más preocupante. Firmó el 19 de junio, se fue de vacaciones y el 8 de agosto se fue. Unzué exigió tres años de contrato, la situación concursal de club impedía a la directiva provisional hipotecar al club con un contrato de tres años, él se lo tomó a mal y se fue.



Lo que no gusta de Unzué

Unzué dejó Santander tratando de aclarar que ni su contrato ni la duración del mismo nada tenían que ver en su situación. Pero lo cierto es que luego sus abogados reclamaron el montante total de su ficha (575.000 euros) y Unzué acabó pactando y percibiendo 199.000 euros de sus dos meses de trabajo, con vacaciones incluidas, en El Sardinero. Son precisamente estas dos aventuras en solitario de Unzué (Numancia y Racing, siempre en Segunda) las que le dibujan ante el puesto de mando barcelonista como un técnico poco "maduro" en solitario, pese a la experiencia acumulada con Luis Enrique en el Celta y el FC Barcelona como segundo técnico. Se entiende que en las últimas horas se vaya imponiendo la idea de Valverde sí, y Unzué también. Valverde como primer entrenador, y Unzué como ayudante.  


Deja tu Comentario