2017-04-24 12:04 Especial Clásico Por: Administrador

La alineación de Bale en el clásico no gustó a la plantilla



Carlos Muñiz No ha sentado nada bien en un amplio sector de la plantilla del Real Madrid la decisión de Zinedine Zidane de alinear a Gareth Bale en el clásico a pesar de su delicado estado físico. El galés apenas duró 35 minutos sobre el terreno de juego y en el banquillo se apreciaran malas caras entre los jugadores que sospechan que Gareth Bale juega por real decreto. A estas alturas no vamos a dudar de la inmensa categoría de Gareth Bale como futbolista. Tampoco le cuestionan sus propios compañeros, que conocen mejor que nadie el potencial del galés. Sin embargo, ha molestado mucho entre los suplentes que han dado el callo cuando se les ha reclamado en los últimos partidos, que Zidane prefiriera alinear a Bale, mermado, antes que a otros de los jugadores que han respondido a las mil maravillas saliendo desde el banquillo en las últimas semanas. Es el caso de Isco, Morata, Lucas Vázquez o el propio James, quien al menos sí tuvo su oportunidad, y la aprovechó, ante el Barcelona.

Se preguntan si Bale juega por real decreto

Las dudas en torno a Zidane surgen apenas dos semanas más tarde de que Ancelotti confesara en su libro autobriográfico que sus diferencias con Florentino Pérez en el Real Madrid nacieron cuando decidió dejar a Bale en el banquillo, y crece la sensación de que Zidane no quiere problemas con su presidente y que alinea al galés para evitarse problemas. Jugadores como Morata, Isco o Lucas Vázquez consideran que se entregan a tope en los entrenamientos y rinden satisfactoriamente cuando se les da una oportunidad, pero no parece suficiente para que Zidane confíe en ellos, o al menos que lo haga cuando Bale no está a tope físicamente. Bale se ha vuelto a lesionar en el sóleo izquierdo. Y con estas ya van 17 lesiones desde que fichó por el Real Madrid hace casi cuatro años. La decisión de Zidane de alinear a Bale ante el Barcelona, incluso corriendo el riesgo de perderle, ha ocasionado un cisma en la plantilla, en donde cada vez son más los afectados por la afición de Zidane de alinear a la BBC por real decreto. El técnico francés deberá trabajar a fondo el aspecto psíquico en las últimas horas para revertir la situación y ganarse el aprecio de quienes ahora mismo se sienten despreciados. Precisamente la lesión de Bale le dará la oportunidad de ofrecer a los suplentes la posibilidad de jugar.  
 

Deja tu Comentario