2017-04-26 14:04 Real Madrid Por: Administrador

Sergio Ramos tiene bula para tratar así a los árbitros



Fede Peris Si Gerard Piqué o Víctor Valdés, en su época blaugrana, se llevaron en su momento cuatro partidos por encararse con el árbitro formulando una protesta, Sergio Ramos, que luce en su pecho el escudo del Real Madrid -y hace bien en aprovecharse- ha sido perdonado por la clase arbitral y también por el Comité de Competición. Es la ventaja de jugar en el Real Madrid, en club en cuyo palco se mueven los hilos para generar un trato de favor desde las instituciones. Sergio Ramos se ha ganado el dudoso honor de ser el futbolista más sucio de la historia de LaLiga. Otro récord para el Real Madrid. Su historial delictivo sobre los terrenos de juego así lo confirma. Pero no sólo zurra a sus rivales, también amedrenta a los árbitros de manera ostentosa buscando la intimidación. Pero no pasa nada. Ramos tiene licencia para pegar y para protestar cuanto le venga en gana, algo que Piqué y Víctor Valdés saben muy bien. A ellos les cayeron cuatro partidos por protestar al árbitro. En el último clásico Sergio Ramos intimidó así al árbitro, con chulería, y no pasó nada. Ni amarilla, ni roja. Y aún protestan los gaiteros de Florentino Pérez porque le ha caído un partido por su entrada criminal a Messi. Ramos no ha visto sanción por su desconsideración a Piqué y al árbitro a través delos gestos de mala educación que repartió mientras abandonaba el campo. Y no ha visto sanción porque el árbitro, Hernández Hernández, limpió la sangre no mencionando los hechos en el acta. Y el Comité de Competición se ha ceñido al acta para no sancionarle. Ya se sabe que dicho Comité, que depende de la Federación, sólo se atreve a actuar de oficio cuando el árbitro no refleja algo en el acto si existe la posibilidad de perjudicar al Barcelona. Como sucedió en Valencia, en donde los miembros que deben impartir justicia se despacharon a gusto descalificando la actuación de los jugadores del Barcelona en Mestalla, aunque el árbitro no pusiera nada en el acta.  

Deja tu Comentario