2017-04-27 19:04 Real Madrid Por: Administrador

La última burla al Barça de los comités de disciplina



Fede Peris Neymar fue expulsado en Málaga y le cayeron tres partidos de sanción: uno por acumulación de amarillas y dos por menospreciar al árbitro. Neymar  aplaudió al cuarto árbitro mientras se iba y sin mediar insultos y menosprecio le dijo irónicamente: "Enhorabuena". Sergio Ramos se encaró con Hernández Hernández, soltándole una bronca mientrasx le chillaba tocando frente con frente, el hecho no fue reflejado en el acta... un partido por la roja directa y cero por su desconsideración hacia el árbitro. El Cholo Simeone le puso las manos en los hombros al árbitro asistente formulándole reclamación que fueron hechas constar en el acta... dos partidos que el Comité de Apelación ha dejado en cero. El árbitro Iglesias Villanueva explicó en el acta el incidente con Simeone: “Una vez finalizado el partido, se dirigió a mi árbitro asistente nº1 apoyando ambas manos sobre sus hombros desde atrás, recriminándole la necesidad de haber añadido más tiempo al partido”. El Comité de Competición le impuso dos partidos y el de Apelación se los ha quitado en lo que supone una nueva burla al FC Barcelona, una nueva demostración de agravio comparativo del que el Barça siempre sale perdiendo. Seguramente porque la sanción a Neymar era muy oportuna y le impedía jugar el clásico, que al parecer era de lo que se trataba. Lo importante era que Neymar se llevara su merecido Lo más sorprendente del caso es que la imagen que ilustra esta información y que fue captada durante el último clásico, no mereció mayor comentario ni por parte del árbitro interesado ni por parte de los comités, que, por supuesto, no actúan de oficio si el perjudicado puede resultar el Real Madrid. Lo importante es que Neymar se llevó su merecido, le cayeron tres partidos y no pudo jugar el clásico como castigo a su temeraria "agresión" al árbitro aplaudiéndole a cincuenta metros de distancia. Mientras tanto, los que enviaron al hospital a Iniesta, Busquets y Aleix Vidal no sólo no vieron tarjeta. Ni siquiera se señaló falta contra el agresor. Claro, eran todos del Barça. Tampoco se conoce castigo alguno para el árbitro que no se enteró de que un disparo de Luis Suárez entró más de medio metro en la portería del Betis. Ese árbitro, curiosamente el mismo del clásico, no recibió castigo alguno y sí el premio de pitar el Real Madrid-FC Barcelona. ¡Es un escándalo!  

Deja tu Comentario