2017-05-15 19:05 Real Madrid Por: Administrador

Fraude en la Liga: La escandalosa comparación Neymar-Morata



Fede Peris El inefable Undiano Mallenco, el mismo que pitó la final de Copa Real Madrid-Barcelona en la que los jugadores blancos se liaron a repartir garrotazos a sus rivales con su bendición, siempre está dispuesto a echarle una mano al Real Madrid. Ayer le perdonó la expulsión a Cristiano Ronaldo por una agresión, concedió un gol de falta al Real Madrid cuando el Sevilla aún no había organizado la barrera y le perdonó, entre otras cosas, dos partidos a Morata haciéndose el sueco en la redacción del acta.

Los hilos del palco del Bernabéu

Undiano le enseñó tarjeta amarilla a Álvaro Morata por una fea entrada a un contrario en el minuto 56. Morata reaccionó como un divo despechado y en las narices del árbitro aplaudió irónicamente su decisión. En el acta redactada por el colegiado no se hace la más mínima mención al menosprecio del jugador del Real Madrid contra el árbitro. Esa misma acción, aunque no en las narices del árbitro, sino a 40 metros, le supuso a Neymar dos partidos de suspensión hace apenas un mes en Málaga. ¿Se atreverá a actuar de oficio el Comité de Competición? Por supuesto que no. Los hilos del palco del Bernabéu son alargados. Parece claro que existe un reglamento para el Real Madrid y otro para el Barcelona. El aplauso de un jugador del Barça merece el castigo más severo (dos partidos y apartado del clásico) . La misma acción de un jugador del Real Madrid ni se contempla. Así funcionan las cosas en la "liga peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid". A Neymar le buscaba el árbitro en Málaga para encontrar un argumento que permitiera sancionarle y apartarle del clásico. Undiano Mallenco, en cambio, hizo anoche todo lo que estuvo en su mano para que el Real Madrid no pueda tener queja por su arbitraje. Incluso soportando sin pestañear el menosprecio de Morata, que ya sabe que el color de su camiseta le confiere impunidad para saltarse la ley cuando le venga en gana. Neymar aplaudió al árbitro de lejos, ya fuera del campo y cuando se disponía a entrar en el túnel de vestuarios. Neymar fue sancionado porque había interés en sancionarle. Morata aplaudió al árbitro en sus narices, en pleno partido y dentro del campo. No recibió el castigo que merecía sencillamente... ¡porque es del Real Madrid!

Deja tu Comentario