2012-02-28 16:02 Real Madrid Por: Administrador

A Busquets se le va de las manos



El pasado domingo, Sergio Busquets fue de nuevo protagonista sobre el césped del Vicente Calderón. El jugador del Fútbol Club Barcelona no dudo ni un segundo en tirar de sus sucias artimañas para contribuir a la victoria de su equipo frente al Atlético ce Madrid. Corría el minuto 89 del encuentro, y con 1-2 a favor de los culés, el conjunto colchonero asediaba el marco de Víctor Valdés, cuando en un centro al área, Busquets no dudó en emular a su padre, ex cancerbero azulgrana de la década de los noventa, y sacar sus manos a pasear para despejar el peligro.

 



No es la primera vez que Busquets se ayuda de sus extremidades para echarle una manita a su equipo, ya que en la segunda jornada de liga, el centrocampista azulgrana volvió a sacar sus manos a pasear. Partido contra la Real Sociedad en Anoeta. Tramo final del encuentro. Balón retrasado de villa para Valdés, recoge el testigo Aguirretxe, que dribla al cancerbero culé, chuta y aparece la manita de Busquets para hacer que el balón no entre. En ese momento ola suerte hizo que el rebote llegara a Griezmann que no perdono. La acción acabó solo en amarilla, cuando el futbolista culé tendría que haber visto la roja.

 

Pero una de las más flagrantes “manazas” de Busquets llegó en el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey frente al Real Madrid. Saque de esquina desde el franco izquierdo del ataque blanco, balón peinado por Pepe y ahí estaban de nuevo las manos de Busquets para despejar el peligro. Teixeira Vitienes se hizo el loco, como también se haría con las manos dentro del área de Eric Abidal rato más tarde.



 

Lo de Busquets no tiene nombre, y lo peor es la pasividad con la que se toman algunos estos flagrantes hechos. El Barça cuenta con carta blanca para disponer a su antojo de los criterios arbitrales de esta liga. Manos sin sancionar, teatro y muchos más inventos que dejan en evidencia las continuas habladurías de los culés a cerca de los árbitros. 


Deja tu Comentario