2015-01-25 19:01 FC Barcelona Por: Administrador

A Cristiano Ronaldo deberían caerle cuatro partidos



Fede Peris
A Duda el Comité de Competición le impuso cuatro partidos de castigo. Si hay justicia en el fútbol español habrá que esperar que Cristiano Ronaldo, por hacer lo mismo que Duda, recibirá el mismo castigo y no el trato de favor que quien más  quien menos se espera de la Federación hacia el Real Madrid.

Otro precedente reciente es el de David Navarro, que fue castigado con dos partidos por "dar un manotazo en la cara del contrario estando el balón en juego pero sin opción de jugarlo".

El diario Sport desvela que el vestuario del Barça es un clamor contra Cristiano Ronaldo por su inaceptable acción en Córdoba y pone en boca de un jugador de la plantilla del FC Barcelona que “se merecería al menos cuatro partidos de sanción”. Aunque también explica que Sport que en el vestuario blaugrana no se confía en "grandes milagros" del Comité de Competición.



Los "milagros" se han producido en el pasado contra jugadores del Barcelona, como Kluivert o Romario, cuando el Comité de Competición actuó de oficio contra ellos para imponerles la sanción que no recibieron del árbitro. Kluivert y Romario defendían entonces la camiseta del Barcelona, naturalmente, por eso fueron sancionados. Cuatro partidos le pusieron a Romario por propinarle un puñetazo a Diego Simeone. Y cuatro partidos más le cayeron a Kluivert por darle un puñetazo a un jugador del Rayo Vallecano.

Pero hay puños y puños. Lo de Cristiano Ronaldo son de Oro, de ahí que cueste creer que la justicia del fútbol español sea capaz de igualar a Cristiano Ronaldo con Kluivert y Romario. Si un puñetazo de un jugador del Barça vale cuatro partidos, la misma acción de un jugdor del Real Madrid tiene que valer lo mismo.

Además, en el caso de Cristiano Ronaldo se da un agravante que debe ser tenido en cuenta. Es exageradamente reincidente. Ya lleva cinco expulsiones en España. Casi una por temporada. Y cuando se produce reincidencia, no debe temblar el pulso para que le caiga un castigo que le permita enderezar su trsayectoria y seguir su carrera por la senda correcta, que no es la de las rabietas y los puñetazos y patadas. De un Balón de Oro se espera algo más que unos "puños de oro".




Deja tu Comentario