2012-11-19 15:11 FC Barcelona Por: Administrador

A Cristiano Ronaldo no se le puede insultar. A Susaeta y Gupergui sí.



La doble moral por la que se rigen los valores del entorno mediático que protege al Real Madrid se ha puesto de manifiesto una vez más con los insultos del Bernabéu a Susaeta y Gurpegui. Los mismos que defendieron a Cristiano Ronaldo por encararse con el público de Son Moix en respuesta a los insultos que estaba recibiendo callan ahora cuando es el Bernabéu quien ofende a los jugadores rivales. En el sueldo de Cristiano Ronaldo no entra aguantar improperios. En el sueldo de los demás sí.

Lo que diferencia a Cristiano Ronaldo de los demás es que él se vuelve contra los aficionados. Los demás no. Por tanto, no hay debate. No hace falta defender el honor de Messi, que quince días después y en el mismo escenario mallorquín tuvo que soportar ofensas de mal gusto. Los mismos medios que llenaron horas de programación y páginas en defensa de Cristiano callaron ante los insultos a Messi. Y han vuelto a callar ante los gritos del Bernabéu dirigidos a Susaeta: "Puta ETA, puta Susaeta" o a Gurpegui: "Guerpegui, eres un yonqui". No son del Real Madrid, por tanto no merecen ser defendidos. Es la doble moral del entorno madridista,



Gurpegui llegó a dirigirse ayer al árbitro para quejarse de lo que estaba oyendo. José Antonio Teixeira Vitienes, el mismo que no quiso ver el manotazo de Coentrao dentro del área, tampoco quiso oir lo que oyeron todos en el Bernabéu y España entera a través de la televisión. "Yo no oigo nada", le respondió.  Lamentable. Y peor todavía el comportamiento de los palmeros del madridismo dispuestos a justificar lo injustificable siempre al servicio del presidente Pérez, Seguramente, para ellos, Gurpegui, Susaeta o Messi son insultados porque se lo merecen. Al menos eso es lo que parece. Aunque, eso sí, a Cristiano Ronaldo que nadie le diga nada porque estará en su derecho de responder poniéndose a la misma altura de los maleducados que acuden a un campo de fútbol a insultarle.

Estamos todos de acuerdo en que hay que erradicar el racismo de los campos de fútbol, pero también la mala educación cuando se produce contra jugadores que no son de color. Lo que no puede ser es que exista barra libre para linchar de palabra a Gurpegui y Susaeta simplemente porque no son negros. Los insultos en un campo de fútbol están mal siempre. Sea Cristiano Ronaldo la víctima o sea quien sea.


Deja tu Comentario