2012-03-19 15:03 FC Barcelona Por: Administrador

A cualquier cosa le llaman penalti en el Madrid



"El árbitro tuvo dos errores muy grandes, pero puede ocurrir. Hubo dos penaltis enormes y también dos fueras de juego que no eran en jugadas en que se quedaban solos dos jugadores nuestros". Así ha hablado Mourinho al término del partido. Es evidente que los dos penaltis sólo han existido en la imaginación de Mourinho y de aquellos que se nieguen a ver la realidad. Sucede que el Madrid está tan bien acostumbrado con esto de los penaltis, que causa sorpresa que pueda haber un árbitro que no pique ante el teatro constante que realizan los jugadores del Real Madrid, Marcelo y Cristiano Ronaldo a la cabeza.

El equipo de Mourinho es el indiscutible campeón de los penaltis. A nadie le han pitado más penaltis que al Madrid. Y a nadie le han pitado menos en contra. El Madrid domina como nadie el arte de controlar a los árbitros, por eso a Mourinho, tan calladito mientras ha ido ganando, le ha faltado tiempo para volver a llorar intentando engañar al personal con dos penaltis que sólo han existido en su imaginación. Y si se queja de algún fuera de juego señalado al Madrid, que se mire las imágenes del Sevilla-Barça y se enterará de cómo se le puede intentar birlar a Messi el pichichi con un fuera de juego que sólo ha existido para el lacallo al que Villar envió a arbitrar al Sánchez Pizjuán.



El hecho de que Mourinho, que parecía haber encontrado el camino de la educación intentando parecerse a Guardiola. vuelva a las andadas con sus críticas a los árbitros, es la mejor señal de que este Madrid no las tiene todas consigo y que necesita volver a recurrir a la técnica del amedrentamiento (léase parking del Camp Nou) para conseguir que piten a favor del Real Madrid. Al menos, algo hemos ganado. Mourinho no le ha metido el dedo en el ojo ni le ha llamado "sinvergüenza" al árbitro. Algo es algo.

Mourinho, sin embargo, no ha dicho nada en la rueda de prensa sobre por qué Sergio Ramos, Lass y Pepe acabaron el partido injustamente después de haber hecho méritos para haber visto hasta cuatro tarjetas amarillas en los 90 minutos de juego.


Deja tu Comentario