2011-07-03 16:07 Real Madrid Por: Administrador

"A Mou le vi llorar hablando con un niño enfermo terminal"



Comenta que cuando le llamaron para ser el segundo de Mourinho pensó que era una broma, pero le aseguraron que era una gran oportunidad para él y la ha aprovechado. José Mourinho no le exigió nada: “Me dijo que me conocía de mi época de jugador, que sabía que no tenía experiencia en el banquillo, pero que me ayudaría y que me sentiría cómodo en su grupo de trabajo. En 20 minutos, apenas abrí la boca y salí cautivado por él”. Su relación se limita al ámbito profesional.

Karanka cuenta cuál ha sido su función a lo largo de la temporada, y asegura que cuando Mou le advirtió que saldría en alguna rueda de prensa se lo tomó como una forma de hablar del portugués. “Él siempre suele tener un segundo que haya jugado y que conozca el club en el que recala. Mi misión era ponerle al día acerca de la Liga española, de los rivales, de los campos donde jugábamos...”.



El segundo del Real Madrid confiesa que fue Fernando Hierro el que le animó a sacarse el título de entrenador, y está disfrutando tanto que ni siquiera se plantea si quiere entrenar al equipo blanco el día de mañana.

 

José Mourinho no es tan fiero como lo pintan



Sobre Mourinho, ni de lejos es tan fiero como lo pintan. “Te pondré un par de ejemplos que reflejan su humanidad. Después de la polémica con Manuel Preciado (entrenador del Sporting), le llamó cuando falleció su padre. Yo en primera persona vi cómo en Murcia, cuando jugamos en la Copa del Rey, se le caían las lágrimas hablando con un niño con una enfermedad terminal que le había presentado Pedro León”.

“El míster no deja indiferente a nadie. Siempre va de cara y no le da vueltas a las cosas. Pero él no ha fomentado ningún antimadridismo. Hace ocho años, cuando yo jugaba en el Real Madrid, ya nos apedreaban el autocar”, asegura.

Su famosa libreta contiene “lances de juego, un error en una estrategia o de un jugador que se comentan en el descanso o tras el partido”. Karanka también reconoce que con Mou los fichajes se plantean de otra forma, al margen de la opinión pública, y que con la cantera hay que tener cuidado para no arruinar la carrera de los chavales.

 

El vestuario del Real Madrid

Desde la perspectiva de entrenador, Karanka admite que ya en su época el vestuario de los grandes nombres imponía mucho, pero que como en la actualidad, “te das cuenta que son personas”. De todos modos, las quejas de la plantilla también se mantienen con las generaciones. “Aunque había coincidido con Íker, paso lo menos posible por el vestuario. Respeto sus espacios. No quiero que me vean como una especie de vigilante, de espía”.

“Los cuatro capitanes por veteranía (Casillas, Ramos, Marcelo e Higuaín) son muy homogéneos. No hay un líder como Fernando Hierro hace unos años. Entonces, se veía que estaba por encima del resto. Íker es el referente del grupo, y Cristiano, aunque lógicamente está muy valorado, por respeto a Íker no sobresale más”.

 

El eterno rival

El título de Copa ante el FC Barcelona ha permitido al Real Madrid que el trabajo del cuerpo técnico y de la plantilla “recogiese algún fruto”. “Si no hubiéramos ganado la Copa del Rey y hubiésemos terminado la temporada sin un título, nos hubiéramos quedado mal. De esta forma, se salva con buena nota, pero teniendo claro que tenemos que mejorar cosas de cara al año que viene y que no podemos perder partidos en casa (ante el Sporting y Zaragoza), que nos impidieron luchar hasta el final por la Liga”.

La Champions, la espinita clavada ante el Barça. “Por el juego del Barcelona, se plantearon los partidos de forma diferente. Creíamos que era lo mejor y estoy convencido de que, si hubieran ido normal las cosas, hubiésemos llegado a la final de la Champions y no se hubiese hablado del planteamiento del partido de ida”.

 


Deja tu Comentario