2012-09-19 09:09 FC Barcelona Por: Administrador

A Mourinho le sobran los españoles



Al Bernabéu le gusta gritar aquello de "¡Que viva España!" para animar a los suyos. La afición madridista se lo tendrá que hacer mirar, porque cada vez son menos los españoles dignos de jugar a las órdenes de Mourinho. Silva y Cazorla pasaron de largo, y los que quedan corren un serio peligro de extinción. Esta noche Mourinho ha ajustado cuentas con Sergio Ramos. A Mou no le gusta que le lleven la contraria en el vestuario y no entiende de galones. Sergio Ramos pagó el pato del sarao que se montó el sábado al término del partido jugado en el Sánchez Pizjuán.

Albiol, un campeón del mundo que es un cero a la izquierda



Pero lo grave no acaba ahí. El suplente natural de Ramos, Raúl Albiol, un prometedor fichaje pagado a precio de oro y campeón del mundo y de Europa con La Roja, no le sirve a Mourinho. Prefiere a un chaval francés de 19 años que está muy verde para estas competiciones. Si Albiol en el Madrid sólo sirve para ser el suplente del suplente del central titular, ya puede ir despidiéndose de su carrera como internacional porque la selección no es una casa de caridad a la que se puede acudir sin jugar nada durante la temporada.

El Madrid ha salido a jugar ante el Manchester City con tres españoles. Mourinho echó mano de 14 jugadores durante el partido: los tres españoles y once extranjeros en los que había de todo: portugueses, argentinos, brasileños, franceses, alemanes, croatas, ghaneses... Nada que ver con los diez canteranos que Tito Vilanova puso en juego en el último partido oficial disputado por el FC Barcelona. Lo sorprendente es que los canteranos de Tito le saquen a los mercenarios de Mourinho ocho puntos en sólo cuatro jornadas. Lo paradójico es que a este Madrid se le pueda animar con lo de "¡Que Viva España!".

La ovación con la que el Bernabéu despidió a David Silva fue un serio aviso para Mourinho, empeñado en fichar vulgaridades como Modric o Essien, que ya está de vuelta de todo. El Bernabéu le dijo a Mourinho que el Madrid es un equipo español y que quiere participar de la fiesta en sesión continua que vive La Roja. El Bernabéu aplaudió a Silva con la esperanza de que en ese club alguien recupere el sentido común y pueble la plantilla de futbolistas con nivel de campeones del mundo y que tienen nivel Real Madrid, aunque Mourinho se empeñe en negarlo. Al Bernabéu le gustaría presumir de equipo español, pero Mourinho no le deja. Y el que manda ahí -los hechos lo confirman- no es otro que Mourinho.



Si a Mourinho no le gustan los españoles, hay que entender que a Florentino Pérez tampoco.


Deja tu Comentario