2013-10-29 19:10 FC Barcelona Por: Administrador

A partir de ahora se puede llamar "cagones de mierda" a los árbitros



Dice el Comité de Competición que no existen pruebas materiales de que Cristiano Ronaldo llamara "cagón de mierda" y "gilipollas" al colegiado Undiano Mallenco. Claro, como el propio Undiano se "cagó" y le dio la razón al portugués bien peinado negándose a escribir en el acta los insultos que el chico le dijo a la cara, el Comité se lava las manos y a otra cosa mariposa.

Es decir, que aunque las cámaras de televisión hayan reproducido de manera fidedigna los insultos del portugués, no habrá castigo. Y los árbitros se quedan tan anchos. Son insultados y ante eso no hay más respuesta que "no queda constancia". Tampoco, claro, hay sanción para los gestos de "robar". Queda claro, clarísimo, que la influencia del Real Madrid en los órganos decisorios del fútbol español es inmensa.



Queda demostrado que la Liga está falseada. Los árbitros no se atreven a escribir en el acta los insultos que oyen en el campo por un pavor desmedido a la reacción visceral de la caverna mediática que espolea Florentino Pérez en la capital. Y el Comité de Competición se lava las manos ante la "alarma social" que podría producir hacer justicia con Cristiano Ronaldo. Lo único que conseguirán es que Cristiano siga llamando cagones a los árbitros ahora que le han confirmado que lo puede hacer sin ningún temor. Y el día que le paren los pies cogerá un berrinche porque "no hay derecho, sólo le llamé cagón de mierda y eso está permitido". Esa es la lección que quedará en el soberbio Cristiano Ronaldo después de su "travesura" en el Camp Nou.

Por cierto, tampoco ha habido sanción para Sergio Ramos por sus declaraciones. Ya lo saben los futbolistas que se mueven en la liga española. A partir de ahora existe bula para masacrar a insultos a los árbitros. Se dejan. Y hasta parece que disfruten según quién sea el origen de los insultos. Pues nada, a partir de hoy mismo, existe barra libre para que los futbolistas llamen "cagones" a los árbitros.


Deja tu Comentario