2014-01-20 20:01 FC Barcelona Por: Administrador

¿A qué oscuros intereses sirve Eduardo Inda?



Joan Tubau

Es el estilo que impera en el periodismo que se ejerce en Madrid. A ver quién la suelta más gorda... contra el Barcelona, claro.  Eduardo Inda, el firmante del artículo de hoy de El Mundo, en el que se cuestiona la palabra de Sandro Rosell en torno a las cifras del fichaje de Neymar, presume ahora de haber podido demostrar que el Barça ha mentido y que Neymar no ha costado 57  millones, sino 95.



Dando por buenas las cifras que publica Inda -que ya es mucho dar-, a la espera de una respuesta contundente de la directiva del FC Barcelona, al ex director de Marca le deberían salir los colores por no pedir disculpas a la audiencia del extinto Punto Pelota, a la que engañó con el cinismo que le caracteriza y buenas dosis de falsedades.

Hace apenas unos meses Eduardo Inda, el controvertido ex director de Marca, fue presentado como fichaje estelar del tristemente "fallecido" Punto Pelota de Josep Pedrerol. Sólo duró un día, porque en su empresa le dijeron que no podía potenciar a la competencia. La cuestión es que ese día, sin ruborizarse, como es él, soltó a los cuatro vientos que Neymar había costado 170 millones de euros y se quedó tan ancho. Porque lo digo yo. Y punto pelota. Hoy, dando por ciertas las cifras que publica bajo su firma en El Mundo, ha perdido una excelente oportunidad de demostrar su honestidad y ética profesional pidiendo disculpas por el error que cometió en Punto Pelota y que le llevó a hinchar las cifras del fichaje de Neymar en 75 millones.

Pero no lo hará. La soberbia se lo impide. Se trata de presumir de los aciertos y de obviar los errores. Y el error de Inda informando sobre el precio de Neymar es de campeonato y le supone un desprestigio tal que, si no pide disculpas por su escandalosa mentira, su credibilidad se queda en cero patatero. No se puede ir por la vida inventándose cifras que no son ciertas. Si todos sus argumentos son como este, apañados vamos con el personaje. No se puede ir por la vida presumiendo de ser periodista y con la mentira por bandera... a no ser que esté al servicio de oscuros intereses que expliquen su comportamiento.




Deja tu Comentario