2013-11-11 14:11 FC Barcelona Por: Administrador

A Rosell no le importaría fracasar en el fichaje de Lewandowski



Sandro Rosell no ha olvidado el pulso al que le sometió Pep Guardiola utilizando a su hermano para llevarse a Thiago Alcántara al Bayern. El canterano, que ahora está lesionado en el Bayern, era el hombre escogido por la secretaría técnica blaugrana para liderar la transición de la generación de los Xavi, Iniesta, Piqué, etc. a la de los Deulofeu, Bartra, Tello y compañía.

El presidente barcelonista no ha olvidado la afrenta y, en cuanto Martino ha reclamado un delantero centro a la vieja usanza, ha orientado toda su artillería a deshacer la opción de compra que el Bayern Múnich tiene firmada con Lewandowski. Nada haría más feliz a Rosell que levantarle el fichaje de Lewandowski a Guardiola. Pero aún fracasando en el intento, lo que seguro que conseguirá el FC Barcelona es encarecer el producto y obligar al Bayern a pagar mucho más de lo que tenía presupuestado por un jugador que acaba contrato el 30 de junio.



El Borussia Dortmund se muestra más receptivo a la oferta barcelonista: 10 millones en el mercado de invierno, que a la agresión del Bayern, que tiene pactado un acuerdo con el jugador para que llegue a Múnich con la carta de libertad en el bolsillo sin abonar un sólo euro a su club de origen.

Si depende del Borussia Dortmund, Lewandowski ficharía por el Barcelona antes que por el Bayern. Ahora se trata de convencer al jugador para que rompa un precontrato que no es legal y que podría ser sancionado por la UEFA si saliera a la luz, dado que un futbolista que finaliza su contrato no puede negociar con otro club hasta que se cumplen los seis meses de su cuenta atrás, es decir el 1 de enero.

El objetivo del Barça es proporcionarle a Martino el jugador que ha pedido, pero si además se le puede hacer una faena a Pep Guardiola o elevar el precio del traspaso, mucho mejor.




Deja tu Comentario