2011-12-04 19:12 FC Barcelona Por: Administrador

A Rui Faria le tienen que caer dos partidos de sanción



Aureli Altimira, del cuerpo técnico del primer equipo blaugrana como preparador físico, se acercó al árbitro en el túnel de vestuarios, durante el último Barça-Sevilla celebrado en el Camp Nou,p ara hacerle una observación sobre su labor, sin mediar ofensa ni gesticulación en ningún momento, tal y como reflejó el acta del propio colegiado. El Comité de Competición le sancionó de manera implacable con dos partidos y una multa de 600 euros, la misma que le impuso a Mourinho por agredir cobardemente a Tito Vilanova.

Ahora al Comité de Competición se le presenta otro "marrón" a las puertas del clásico. No es que el señor Rui Faria pueda llegar a tener alguna incidencia en el partido del sábado, ya que la importancia de su papel en el banquillo es irrelevante, pero Mourinho sí perdería a un provocador nato en sus estrategias para generar tensión contra el árbitro y los rivales desde el banquillo. Ya se sabe que para Mourinho son tan o más importantes las triquiñuelas del banquillo que el juego de los futbolistas sobre el césped.



Veremos lo que decide el Comité de Competición sobre el susodicho Faría. El acta refleja lo siguiente: "He expulsado al preparador físico del Real Madrid C.F., Rui Filipe da Cunha Faría (min. 18), por dirigirse a mí gritándome desde su banquillo y levantándome los brazos, recriminándome una acción del juego. Una vez expulsado se ha dirigido al cuarto árbitro en los siguientes términos: 'Dile que es una vergüenza"

Todo lo que sea menos de dos partidos y 600 euros de multa será una vergüenza. Una vergüenza más que recaerá sobre la conciencia de ese Comité de Competición que vive de las vergüenzas de sus decisiones.


Deja tu Comentario