2014-09-15 17:09 FC Barcelona Por: Administrador

A Tomás Roncero se le va la fuerza por la boca



Fede Peris

Lo escribía Tomás Roncero en twitter el 19 de enero de este mismo año, cuando Pablo Laso llevaba al límite a sus jugadores y los quemaba con una absurda racha de victorias consecutivas que no tuvo continuidad en el tramo final de la temporada, en el que el equipo blanco lo perdió todo: Euroliga frente al Maccabi y Liga ante el Barcelona.

En esa época, el soñador Roncero se montaba sus películas de ciencia ficción: "Ya van 31 triunfos seguidos de la máquina invencible de @pablolaso . Qué gozada ver al mejor equipo del mundo, incluida la NBA". Y, además, se lo creía. Ya hemos podido comprobar ahora en el Mundial disputado en España cuál es la verdadera diferencia entre la NBA y los demás. Tomás Roncero cree que con jugadores que no tienen nivel para jugar en la NBA se puede ser el mejor en la Liga más exigente del mundo. Roncero es así.



Vive de sus sueños y pierde el mundo de vista. El 30 de diciembre de 2013 escribía en el diario As: "Nadie juega igual ni en la NBA", refiriéndose al Real Madrid. Y añadía: "Extasis en el Palacio. Ver a dos pívots como Felipe Reyes y Borousis destrozar al Barça a base de triples es un sueño hecho realidad. El Madrid de Laso firmó el deseado 25-0 de parcial con una grandeza a la que ayudó el propio Barça, al que no se le puede hacer ningún reproche. El equipo de Xavi Pascual dio su mejor versión de la temporada y ni siquiera eso evitó que el Madrid metiese casi 100 puntos y le aventajase en 14 en el score final. Eso demuestra la diferencia gigantesca que hay entre el actual equipo de Laso y el decadente Barça de ese gran capitán que se llama Navarro.

Rudy hizo jugadas de tal calibre que ni siquiera en la NBA pueden aspirar a disfrutarlas. Los dos ‘sergios’ volvieron a dar un máster en la dirección de juego. Mirotic fue el martillo pilón que acostumbra y hasta Slaughter parecía medir medio metro más siendo el dueño de los rebotes ofensivos. Tomic acabó desencajado y entendiendo que hace dos veranos hizo la peor operación de su vida al cambiar el blanco por el azulgrana. Felicidades de corazón a Laso por el trabajo que está haciendo. Ahora mismo, nadie juega igual en el mundo".

La diferencia gigantesca que hay entre el equipo de Laso y el decadente Barça se vio en la final de Liga, en la que el Barça se hizo con el título apabullando al Madrid. Es lo que tiene pecar de soberbia y prepotencia cuando no hay motivos para ello. Y patética la definición de Rudy Fernández y esas jugadas que "ni siquiera en la NBA pueden aspirar a disfrutarlas". Rudy estuvo en la NBA unos años, pasó sin pena ni gloria y nadie le echa de menos, entre otras razones porque todo lo que hace ya está inventado. Muy bueno también lo de Tomic, especialmente porque dejando el Madrid y fichando por el Barça ha conseguido saber lo que es ganar la Liga ACB. Y no se entiende que si nadie juega igual en el mundo, el Real Madrid no fuera capaz la pasada temporada de imponerse ni en España ni en Europa. Hubo alguien que jugó mejor. Y no hizo falta acudir a la NBA.



Lo mejor que tiene Tomás Roncero es que la hemeroteca siempre le retrata y le deja con el culo al aire.


Deja tu Comentario