2011-05-03 12:05 Real Madrid Por: Administrador

¿A quién intentará expulsar Busquets?



¿ A quién intentará expulsar Busquets? Esa es la pregunta que muchos aficionados madridistas se hacen a estas horas. Tras la decisión de la UEFA de desestimar la denuncia hecha por el Real Madrid contra la antideportividad de los jugadores del Barça, los azulgranas tendrán vía libre para convertir esta noche el Camp Nou en un teatro.

Viendo como actúan los colegiados cuando se trata de expulsar a jugadores del Real Madrid ante el Barça nadie espera que el conjunto blanco logre acabar el partido con once futbolistas. Da igual que no hayan entradas duras, que el Madrid no cometa faltas: la expulsión seguro que caerá. Y es que tal y como se pudo ver el pasado miércoles en el Santiago Bernabéu, los jugadores azulgranas no dudarán en exagerar cualquier lance del juego con tal de buscar una roja para algún jugador blanco, más ahora que cuentan con el beneplácito de Platini para seguir fingiendo agresiones e incluso insultar.



Tanto Pedro como Sergio Busquets y Dani Alves serán los futbolistas con los que el Madrid deberá ir con más cuidado para no llegar a rozarles para que no evidencien su mala relación como la gravedad. Pedro fue el responsable de la tangana que se formó al descanso en el último Clásico. El canario se fue al suelo tras un choque hombro contra hombro con Arbeloa, pero no dudó en quedarse tendido en el suelo quejándose de un golpe en la cara. Tan bien fingió esa agresión que Guardiola y los jugadores azulgranas se creyeron que hubo agresión y recriminaron a Arbeloa su supuesta acción.

Alves también es otro de esos jugadores que hacen de la interpretación una forma de vivir. Ya se puede anticipar que el brasileño se caerá al suelo, dará un par de vueltas por el suelo y agarrándose el tobillo con una mano dará dos o tres puñetazos al suelo. Ese es su modus operandi y ya lo usó a la perfección para exagerar la entrada de Pepe.

Pero si de alguien se tiene que preocupar en especial el Madrid será de Sergio Busquets, capaz de repartir leña como el que más – que se lo pregunten a Xabi Alonso – y después irse al suelo con suma facilidad. El de Badía ha perdido sus credenciales de ser uno de los mejores centrocampistas del mundo con su falta de deportividad.  Usa una agresividad exacerbada para después simular agresiones, llegando incluso a llamar ‘mono’ a Marcelo después de haber simulado un golpe en la cara. Además, De Bleeckere ya demostró el año pasado que el Barça tiene bula arbitral. Expulsó a Motta por un manotazo  involuntario en la cara a Busquets y al de Badia le faltó tiempo para tirarse al suelo. Eso sí, tan fuerte era su dolor que no pudo contenerse para observar desde el suelo si había logrado expulsar al jugador del Inter. Su pose al más puro estilo de “El grito” de Munch quedará para la posteridad.




Deja tu Comentario