2011-07-30 18:07 FC Barcelona Por: Administrador

Abidal muestra su cicatriz por primera vez



El pasado día 27 de julio salió a la venta el número de agosto de la revista GQ, que tiene como protagonista a Eric Abidal. Abi, que cree muchísimo en el destino, asegura que si hubiera tenido fiebre el día de su debut con el Lyon, no habría jugado.  Pero jugó y tiempo después pudo dar el gran salto con su fichaje por el FC Barcelona.

Hasta que un día de marzo de 2011 se torció su carrera. EL doctor Josep Fuster Obregón le detectó un cáncer de hígado y le dijo que le operarían la semana próxima. "No", contestó el francés. "Yo me opero mañana, no quiero estar tanto tiempo pensando en ello".



La frase que nunca olvidará el galo es del momento en el que despertó de la anestesia y el cirujano le dijo que estaría en Wembley. Abi creyó que era una locura, pero el tiempo le dio la razón a Obregón.

 

Los minutos previos a la final de Wembley y el gesto de Puyol



"Guardiola nos dio las últimas recomendaciones y nos leyó la formación. Nadie se inmutó. Excepto yo, por supuesto", narra el lateral. Eric siempre le estará agradecido al capitán, Carles Puyol, que sacrificó su titularidad en la final de Champions para que jugara él. Le miró a los ojos y le dijo que no se preocupara, que el importante en aquella final tenía acento francés. De hecho, Puyol saltó al campo en el minuto 88 y Abidal jugó todo el encuentro. A la postre, levantó la Copa de Europa.

Como azulgrana se siente afortunado por los valores que se transmiten en el club catalán. "Es un juego, nos pagan por hacer algo bonito, vamos a hacerlo en serio", se recuerdan en el vestuario. 

"No hay dolor de perder una final del Mundial (2006), por lo menos no es nada personal, porque se pierde y se gana en equipo. Esta es mi educación. Ni el tumor es un juego en solitario, es de equipo. Sin la ayuda de la familia, la gente común de otros pacientes y amigos, no se gana", concluye.

 


Deja tu Comentario