2013-06-08 22:06 FC Barcelona Por: Administrador

Abidal no tiene motivos para estar molesto con el Barça



Pedro Riaño

No es de justicia que un futbolista que lo ha recibido todo del FC Barcelona en los buenos momentos (títulos y gloria) y en los más difíciles (apoyo, comprensión y afecto), reaccione ahora mordiendo la mano que le ha dado de comer. Se entiende que esté decepcionado porque deseaba continuar su carrera en el FC Barcelona, como todos los futbolistas del mundo, pero se ha equivocado con los reproches. Hace un año se le renovó su contrato por un año con la certeza de que cuatro millones de euros del presupuesto del club irían a fondo perdido y sin contraprestación alguna por su parte. Entonces Abidal luchaba por la vida y el club le arropó de forma desinteresada. Este año, afortunadamente, la situación es distinta: Abidal vuelve a ser un profesional del fútbol, como otro cualquiera, y al extinguirse su contrato el club está en su derecho y en la obligación de decidir pensando en sus intereses. Por eso no le ha renovado el contrato, porque Jordi Alba se ha adjudicado su posición, Montoya pide paso y hace falta fichar a un central joven que ofrezca una proyección que él no puede dar a los 34 años.



Y Abidal no se queda en la calle. Costó en su momento 18 millones de euros y se va del Barça con la carta de libertad para negociar su futuro con quien le venga en gana. Es decir, que le puede sacar rendimiento al año o los dos años que le quedan de carrera futbolística. Pero en un club cuyas exigencias no sean las mismas del Barça. Muchos han echado en cara a la directiva no haber sacado a pasear los valores del club para tener un detalle con Abidal. Pero lo que menos necesita ahora Abi es caridad. Se le ayudó cuando lo necesitó. Ahora, felizmente restablecido, es un profesional como otro cualquiera que puede interesar o no. Los valores del FC Barcelona nada tienen que ver con mantener y recompensar a un profesional a quien los técnicos no le ven capacitado para rendir al nivel de exigencia que precisa el FC Barcelona. Todos le queremos mucho, pero no tiene sentido mantenerle en el club asumiendo un coste económico y sabiendo que no va a jugar, porque así lo han decidido los técnicos, que son los que mejor conocen la situación. Ni sería bueno para el Barça ejercer de casa de la caridad ni tampoco para el jugador, que lo que ahora necesita es demostrarse a sí mismo que está capacitado para seguir jugando. Abidal en el banquillo o fuera de las convocatorias se habría convertido en un problema humano. Abidal tiene que seguir jugando y el Barça le ha dicho con sinceridad que eso no lo podría conseguir en el Camp Nou. ¿De qué se queja ahora?

Pero si Abidal se siente molesto con el FC Barcelona, que le ha regalado un plan de jubilación de por vida, lo tiene muy sencillo: que renuncie al dinero fácil que le ha ofrecido el club por aceptar un cargo en el staff técnico cuando decida poner fin a su carrera profesional. ¿Le parece poco detalle por parte del club? Todos queremos mucho a Abidal y le deseamos lo mejor, pero si fuera por cariño Migueli seguiría siendo el central del Barça, Neeskens el acompañante de Busquets y Simonsen el extremo derecho.

Abidal no ha respondido con la misma moneda a un club que se lo ha dado todo en el pasado, en el presente y está dispuesto a dárselo en el futuro. Porque lo que el FC Barcelona le ha ofrecido para cuando se retire es bastante más que el sueldo mínimo interprofesional y a cambio no tendrá que ir a la mina a picar piedra.




Deja tu Comentario