2013-04-18 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

Abidal pide seguir en el Barça



El futbolista francés ha explicado sobre su enfermedad que "La palabra cáncer es muy fuerte. Primero, cuando hablas con los médicos, estás muy asustado. Me dije: Voy a reaccionar bastante mal porque la palabra cáncer es muy fuerte. Después me lo tomé bien, porque soy muy positivo. Lo que les dije es que me lo tenían que sacar rápido. No tuve miedo. Los médicos son muy profesionales y entré en el quirófano con mucha confianza".

Abidal ha confesado cómo comunicó el tema al FC Barcelona: "Primero hablé con Pep Guardiola para que lo comunicara él al vestuario. Vio claro que mis palabras eran las de un luchador". Y reconoce que "quizás, sin querer, me he convertido en un símbolo". Y sobre el problema que ha afectado y afecta a su entrenador, Tito Vilanova, ha expresado que "mi cáncer y el de Tito son muy diferentes, pero hemos hablado y nos hemos ido pasando la pelota, pero esperamos que esta pelota ya se haya quemado".



Abidal está vivo porque un primo suyo aceptó ser donante de una parte de su hígado: "al principio no quería un donante vivo. Los cirujanos me decían que los donantes tienen más riesgo que los que reciben. Mi mejor amigo también era compatible, pero los cirujanos terminaron escogiendo a mi primo. Felicito a mi primo, porque es más símbolo él que yo. La estrella es él. Ahora está cojonudo".

Las ganas de volver a jugar le estimularon para superar el difícil trance al que se vio sometido con el trasplante de hígado: "Los cirujanos tenían muchas dudas sobre mi recuperación, y si podría volver a jugar. Cuando eres un caso único, cuesta encontrar otro para hacer una comparación. Mi objetivo era volver a jugar".

Abidal explica su desgarradora experiencia y los momentos más duros que vivió en el postoperatorio: "El dolor era tan grande que llegué a pedir el coma inducido a los médicos. Pero hay un momento en que lo aguantas todo, hasta el límite. Tengo mujer e hijas, lo haces por ellas". Estaba tan preocupado por su recuperación como por la de su primo: "Con mi primo nos íbamos comunicando a través de grabaciones de vídeo. A veces él estaba mejor y yo peor, y viceversa. Aquello era horrible. No estuve deprimido. Pero sí cuando estás encerrado en el hospital es horrible. Es como un bunker, encerrado entre cuatro paredes y sin ver el sol".



El drama queda atrás y el objetivo de su reaparición como futbolista ya está cumplido. Con el alta médica, Eric ya ha disputado unos minutos ante el Mallorca y en Zaragoza, en donde fue ovacionado por la afición maña: "El momento de volver a salir al campo fue mejor que cuando levanté el trofeo de la Champions.  Estaba muy feliz de poder volver a jugar ante los aficionados y de todos los compañeros. Ahora estoy preparado para jugar. Pero ahora depende del míster. Si la salud me lo permite, quiero seguir jugando. Me gustaría que fuera el Barça, pero depende de ellos. No tengo otras ofertas de otros clubs, pero tengo muchos contactos. El club se ha portado conmigo muy, muy bien ". "¿Qué hago si el club no me llama? No han hablado todavía conmigo y todavía nos tenemos que ver", ha dicho. Lo cierto es que la directiva le está dando largas porque todo hace indicar que Eric no entra en los planes del cuerpo técnico para la próxima temporada y que la intención del club es nombrarle embajador del Barça en el mundo y mantenerle en el staff técnico en el futuro dentro del organigrama del fútbol base. Sin embargo, Abidal no es partidario de esta opción. Necesita volver a jugar con asiduidad para demostrarse a sí mismo que está completamente recuperado. Ese es su reto. Desearía hacerlo en el Barcelona, pero si el club no cuenta con él, lo hará en otro lugar. Posiblemente el París Saint Germain, que ya se ha interesado por él.  "Solo yo puedo decidir mi futuro, y yo sólo pienso en seguir jugando al fútbol. El tiempo, Dios dirá. Yo no. Y después, si se tiene que ser embajador, encantado de la vida. Me gustaría retirarme en el Barça, pero eso depende de ellos, no depende de mí", ha dicho.

 

 

 


Deja tu Comentario