2011-09-20 15:09 FC Barcelona Por: Administrador

¿Cuál es el hábitat de Di María?



El entrenador del Real Madrid es un auténtico especialista en culpar a los demás y luego lavarse las manos. En la rueda de prensa posterior al encuentro del Levante, Mourinho las cargó duramente contra Khedira asegurando que el alemán “había caído en la trampa del Levante”. Algo que puede tener su parte de razón, pero que no exculpa ni a Di María ni al propio entrenador del Real Madrid.

Lo que está claro es que el argentino nos deleitó con su enésimo papelón digno del mejor Óscar. Di María simuló una entrada, a la que el colegido no se dejó engañar. Al ver que el árbitro no decretaba nada punible, se levantó enrabietado para cometer una durísima patada que bien le podría haber costado la roja. La tangana ya estaba montada, y por si esto fuera poco, simuló una agresión como si le hubieran dado un puñetazo en la cara, cuando el contacto fue mínimo. Con el argentino retorciéndose por el suelo, Ballesteros le increpó que se levantara, a lo que Kehedira, se tomó la justicia por su cuenta.



En definitiva, Di María fue el culpable de la tangana y el que según Mou, cayó en la trampa del Levante. Una trampa inexistente ya que este clima que "buscaba el Levante", o “hábitat” como dijo el propio Mourinho, es el hábitat en el que vive el Madrid desde que está el técnico luso.

Ese “hábitat”, todavía más magnificado, es el que practica el equipo blanco cada vez que se enfrenta al FC Barcelona. Una forma de entender el fútbol que se basa en la provocación, el juego duro y las reiteradas quejas contra el árbitro. Los jugadores son lo que su técnico les pide, por lo que Mourinho, debería sentirse el máximo responsable tanto de la derrota ante el Levante, así como también de la penosa imagen que da el Real Madrid en todos los campos que visita.

 




Deja tu Comentario