2011-02-25 16:02 FC Barcelona Por: Administrador

¿De qué se extrañan en Madrid?



Las hemos visto y oído de todos los colores. Por eso sorprende que ahora en Madrid se nos hayan vuelto sensibleros porque en Barcelona alguien se pueda alegrar de que al Real Madrid le metan un gol en Europa. ¿De qué se extrañan? ¿Se han olvidado ya de la euforia desbordada que se vivió en la capital del imperio cuando el año pasado el Inter dejó al Barça fuera de la final del Bernabéu? Los mismos que descorcharon entonces el champán francés se sorprenden de que en Catalunya se brinde con cava propio por los reveses del Real Madrid.

Están tan acostumbrados al monopolio que no digieren bien que alguien se les suba a las barbas y sea mejor que ellos. Y eso es lo que está pasando en la Edad Moderna del fútbol… y del baloncesto. Un repaso detrás de otro. Y porque el Madrid no tiene balonmano, ni hockey, ni… Sería más de lo mismo.

El barcelonismo lleva décadas, casi siglos, soportando los privilegios mediáticos madridistas, el pensamiento único que identifica la bondad con el blanco y la maldad con lo blaugrana. Eso lo pueden seguir bombardeando desde el Madrid, pero no dejará de ser un simple deseo. La gente no es tonta y ve lo que hay, por mucho que se quiera disimular con photoshop o absurdos villaratos. Los niños son del Barça, España es del Barça y el mundo es del Barça. Y no porque el Barcelona gane o deje de ganar un partido o un campeonato.

El Barça engancha por su filosofía, por su espíritu, por su idea de cantera, por su apuesta por el juego de alta escuela, por su humildad, por UNICEF, por el sentimiento que le respalda… Eso es lo que hay. Malos tiempos para el madridismo. El mejor Madrid de la historia tiene que ir con la lengua fuera “presionando” al Barça a “sólo” cinco puntos y haciendo feliz a su hinchada cuando juega antes que los de Guardiola y puede ponerse a “sólo” dos. En eso consiste a día de hoy la felicidad en el Bernabéu. En eso y en empatar en Lyon. Viendo a Florentino comportarse como Gaspart y Laporta, a partir de ahora costará verle como un ser superior. No le busquen los tres pies al gato a la alegría barcelonista por los reveses blancos.

En el fondo, el barcelonismo valora al Real Madrid como el rival más fuerte. Por eso quiere verle fuera de Europa y dejando el camino despejado al Barça. Un sentimiento que nada tiene que ver con el pánico que causó en el madridismo la posibilidad de que el Barça jugara la final de la Champions League en el Bernabéu. En ese caso, el único sentimiento anidaba en el madridismo era el terror ante la humillación de ver al Barça coronarse en su propio hogar.

Si desde Madrid medios no locales y de ámbito estatal pueden dar rienda suelta a su madridismo más desaforado y a su antibarcelonismo más descarnado, ¿por qué hay que condenar al fuego eterno a los medios locales de Barcelona por hacer lo mismo pero dirigiéndose a una audiencia exclusivamente catalana? Se les ha puesto la piel muy fina en Madrid. Lo tienen que pasar muy mal aupando al Barça cuando se viste de España. Ya es mala suerte que para ganar el Mundial y la Eurocopa haya que recurrir al Barça. Pero así es la vida. Visto lo visto no me extrañaría que Madrid se convirtiera al portuguesismo con tal de que los del Barça no sigan ganando con la camiseta de todos.


Deja tu Comentario