2011-05-30 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

¿De verdad te daría vergüenza ganar como Guardiola?



A Mourinho no le gusta ganar como gana Guardiola, arrancando la admiración del mundo entero, recibiendo alabanzas de los cinco continentes, agotando los titulares elogiosos de periódicos escritos en todos los idiomas, que en muchos casos hablan del Barça como del mejor equipo de la historia... A Mourinho no le gusta ganar así. Limpiamente, sin cuentos ni teatro, sin provocaciones, sin tarjetas buscadas, sin escándalos arbitrales, incluso sobreponiéndose a decisiones arbitrales adversas (como el gol del Manchester conseguido en fuera de juego). Mourinho es de otra escuela. A él le gusta ganar montando follón, generando polémicas, crispando el ambiente, provocando al rival, presionando al árbitro... Eso es lo que a él le gusta. Por eso ni ha ganado la Liga ni ha ganado la Champions League.

Mourinho no deseó suerte a Guardiola. Sí, en cambio, le envió un mensaje de ánimo a Ferguson. Está en su derecho. Sin embargo, bien haría el técnico del Real Madrid en tomar buena nota del fair play mostrado por Sir Alex Ferguson, que admitió la superioridad del Barcelona, reconoció haber recibido una paliza con todas las de la ley y felicitó al campeón por haber merecido el triunfo.



La suerte de no tener al Real Madrid como finalista de la Champions es que nos hemos ahorrado el teatrillo barato que suele montar Mourinho o su ventrílocuo Monchito ante su claca fiel. Porque si en lugar de Ferguson llega a sentarse Mourinho en el banquillo del United, seguro que habría encontrado argumentos para justificar la derrota más allá de la superioridad del Barcelona.

A Mourinho le daría vergüenza ganar como gana el Barcelona. Que se lo explique a la prensa mundial, incluida la de Madrid, que no ha tenido más remedio que caer rendida ante la excelencia de un fútbol que es ya insuperable. Si el técnico portugués sigue sin ver claro que el camino para ganar pasa inexcusablemente por jugar bien, el Real Madrid y Florentino tienen un problema.


Deja tu Comentario