2011-09-22 19:09 FC Barcelona Por: Administrador

¿Despedirá Guardiola también a Mourinho?



Esta vez Jose Mourinho no se ha quejado del calendario. No podía hacerlo porque parecía confeccionado a su medida. Sus quejas han dado resultado. Tanto es así, que había confesado a sus íntimos que su objetivo era lograr 30 puntos en las 10 primeras jornadas. Pero Mou no ha cumplido ni ese ni otros objetivos. La afición empieza a cuestionarle y su final puede estar próximo.

El objetivo era arrasar en las diez primeras jornadas para recibir al Barça, que ya se las habría visto con Valencia y Atlético, instalado en el liderato. La realidad, la cruda realidad de siempre, es que el Real Madrid no sólo no va a conseguir su objetivo sino que Mourinho, en esa segunda temporada que prometió exitosa, está dirigiendo al peor Madrid de los últimos años. Desde los tiempos de Washington Luxemburgo no se recordaba un inicio tan pobre y patético, con el agravante de que se han perdido cinco puntos ante equipos como Levante y Racing que, económicamente, están muy lejos del club blanco.



De esta manera Mourinho queda en entredicho y vuelve a faltar a su propia palabra. Ya pidió al finalizar la anterior temporada, ante las cámaras del canal oficial del club, que cambiaran las cosas y que imperara la deportividad en la presente campaña. Su primera contribución al fair play fue meterle el dedo en el ojo al segundo de Guardiola y empujar a sus hombres a las tanganas y refriegas en todos los partidos que disputa su equipo.

Tampoco parece que va a cumplir su palabra con la promesa de esas segundas temporadas tan maravillosas que ha protagonizado a lo largo de su carrera. Lo que no dijo es que a lo largo de su carrera nunca tuvo enfrente a un rival como el Barcelona. Tampoco dijo que en Chelsea e Inter ya ganó la Liga en su primera temporada. Conocemos a un Mourinho casi ganador. Vamos a ver qué cara pone en la derrota y qué grado de autoridad puede mantener en el vestuario ante el grupo de los españoles, cada vez más distante de su filosofía.

Ni 30 de 30, ni fair play ni segunda temporada exitosa. La palabra de Mourinho pierde credibilidad, y así lo reflejan las encuestas en las que el madridismo tiene la oportunidad de opinar. ¿Está próximo el final de Mourinho? Como todos, dependerá de los resultados. Si éstos son adversos, de poco le valdrá "simular" en las salas de prensa buscando culpables que nunca son él. La afición quiere menos promesas y más realidades en el campo.




Deja tu Comentario