2014-03-28 15:03 Real Madrid Por: Administrador

Adidas juega contra el Madrid y le quita media Liga



Carlos Muñiz

Vista la jugada repetida del segundo gol del Sevilla, anoche en el Sánchez Pizjuán, que significó la derrota del Real Madrid y se llevó buena parte de sus aspiraciones de proclamarse campeón de Liga,  no queda ninguna duda de que el tanto sevillista podría haberse evitado si el Real Madrid en ese momento hubiera estado con once jugadores sobre el terreno de juego.



Gareth Bale abandonó el campo porque algo en sus botas no funcionaba y se dispuso a cambiar de calzado para proseguir el partido. El cambio fue complicado y tardó 1,22 minutos. En ese intervalo el Sevilla marcó su gol aprovechando los espacios vacíos que dejó la ausencia de Bale. La jugada del tanto iniciada por Rakitic obligó a Pepe a adelantarse para cubrir la posición que en ese momento debía ocupar Bale, Rakitic le desbordó y en lugar de encontrarse con Pepe, se vio las caras con Carvajal, mientras Pepe corría en busca de Bacca. Pero Pepe llegó tarde, Rakitic asistió a Bacca y éste fusiló a Diego López. Si Bale hubiera estado en el campo, cada jugador blanco habría estado en su posición y no tratando de solucionar los huecos que dejaba el ausente.

Para muchos se trata de una casualidad, un tema fortuito de auténtica mala suerte. Sin embargo, conviene preguntarse qué clase de material sirve Adidas a los jugadores del Real Madrid si unas botas no pueden aguantar 90 minutos. Estamos hablando de profesionales de elite que usan tecnología punta en su equipamiento, o al menos así nos lo venden las marcas en la publicidad. Luego resulta que, a la hora de la verdad el material de un jugador que ha costado casi 100 millones de euros no es mejor que el que pueda utilizar cualquier futbolista aficionado de categoría regional.

La cuestión es que Adidas le ha hecho un flaco favor al Real Madrid. Un favor que puede costarle la Liga al club blanco porque uno de sus jugadores no pudo acabar el partdo con las botas con las que lo empezó, y luego, para acabarlo de arreglar, la tecnología punta impidió que el cambio se produjera rápidamente y exigió de 1,22 minutos para que Gareth Bale consiguiera finalmente atarse los cordones de sus botas.



Los anuncios nos hablan de material futurista, del Siglo XXII con avances estratosféricos, y luego unas botas nuevas no consiguen adaptarse a los pies de su usuario y no soportan 90 minutos. Florentino Pérez debería pedir explicaciones a Adidas.


Deja tu Comentario