2011-07-28 19:07 FC Barcelona Por: Administrador

¿Hace falta fichar a Cesc?



¿Debe el FC Barcelona realizar una inversión económica importante por hacerse con el capitán ‘gunner’ teniendo en casa a Thiago Alcántara? El torneo Audi Cup disputado en Múnich ha servido para corroborar aquello que el aficionado blaugrana ya tenía presente hace unos meses, y es que Thiago Alcántara apunta alto, muy alto.

Acabó la temporada pasada como un tiro, gozando de minutos e incluso marcando goles, como el que anotó en Anoeta ante la Real Sociedad. El hijo de Mazinho se ganó entonces el hecho de disponer de un dorsal la próxima temporada en el primer equipo de Guardiola. Unos días después, el canterano se fue a Dinamarca para disputar el Europeo Sub-21. Allí enamoró a todo el mundo con su juego, fue el amo y señor de ‘La Rojita’ y cerró su actuación con un golazo de crack en la final. Thiago fue el foco de todos los elogios y así llegó de las vacaciones a la pretemporada blaugrana, donde ha seguido rayando al mismo nivel y ha dejado perplejo al mismo Pep Guardiola.



Thiago está progresando a una velocidad vertiginosa y su capacidad de liderazgo es indiscutible. Al igual que sucedía con Messi, Iniesta o Xavi, al momento uno se da cuenta de que está delante de un jugador distinto. Un futbolista capaz de romper un partido, de inventar jugadas mágicas y de cambiar la cara de un equipo pese a su jovencísima edad. Es cierto que hay que ir entrando en cuentagotas, que el jugador vaya cogiendo la dinámica y que no hay que darle toda la responsabilidad a un 'chaval', pero es que Thiago va tan sobrado, que a pesar de tener sólo 19 años, tendría un hueco en el equipo titular de cualquier equipo, excepto en el FC Barcelona.

Y es que la competencia en esa zona del campo blaugrana es feroz, y es por eso, que si llegara Cesc Fàbregas, la evolución y la participación de Thiago Alcántara se vería reducida notablemente. Es cierto que Pep Guardiola, en su primera rueda de prensa de la temporada, dijo que la llegada de Cesc no influiría en la proyección de Thiago, pero el aficionado blaugrana está ahora en un mar de dudas viendo el increíble juego del canterano i la inminente llegada de Fàbregas.

Recuperar a Cesc no será barato. Habrá que desembolsar cerca de 40 millones por un jugador que a día de hoy y viendo la plantilla blaugrana no es imprescindible. Nadie duda del talento del jugador de Arenys, pero  cierto es que  se podrían ahorrar esos millones, para apuntillar algunas posiciones que necesitan reforzarse, como los laterales o el eje de la zaga. Hablando en plata, Cesc no es más que un capricho de Pep Guardiola, como lo era el verano pasado y decidió entonces renunciar a Ozil que acabó fichando por el Madrid. El capricho pero, le puede salir muy caro al FC Barcelona.




Deja tu Comentario