2013-06-05 17:06 FC Barcelona Por: Administrador

Ahora a los comisionistas se les llama "empleados"



Pedro Riaño

El FC Barcelona decidió en noviembre de 2011 abordar la contratación de Neymar. Por esas fechas adelantó 10 millones de euros al jugador para garantizar el éxito final de la operación. Cuatro meses después Sandro Rosell ideó una fórmula imaginativa para justificar el pago de los servicios prestados en la negociación a un intermediario que atiende por André Cury. En marzo de 2012 se le incluyó en la nómina de empleados del club y automáticamente pasó de ser un simple comisionista a un trabajador del club con cargo de "responsable de fútbol del FC Barcelona en América Latina". Así se ha vestido la intervención de André Cury en la operación Neymar. Nadie podrá acusar al Barça de haber pagado comisiones porque éstas se han incluido en la nómina mensual que el personaje cobra del club. Es decir, en lugar de ingresar un pelotazo, Cury recibe una generosa asignación mensual del FC Barcelona.



De esta forma, el intermediario que pasa por ser empleado del FC Barcelona, ha viajado, desayunado, comido, y cenado a cuenta del presupuesto del FC Barcelona. Cury ha sido el contrapeso de Wagner Ribeiro, el ex agente de Neymar, que ha trabajado para el Real Madrid en la negociación. La diferencia es que Florentino Pérez no ha puesto en nómina del Real Madrid al agente brasileño para tranquilizar su conciencia.

André Cury es buen amigo de Sandro Rosell desde que éste trabajara para Nike en Brasil. Es su hombre de confianza en Brasil y quien se ocupa de atender los negocios diversos que el presidente blaugrna tiene allí. También ha sido el encargado de ganarse la confianza del padre de Neymar. No ha cobrado comisiones por su gestión. El premio lo recibe a final de mes en su cuenta corriente.


Deja tu Comentario