2013-03-20 14:03 FC Barcelona Por: Administrador

Ahora Mourinho echa mierda sobre Del Bosque



En el fondo a Mourinho le molesta que los internacionales españoles de su equipo, con los que está enfrentado, sean campeones de Europa y del mundo con Vicente Del Bosque mientras los portugueses se quedan a las puertas precisamente porque España les cierra el paso. A Del Bosque le molesta el protagonismo de Casillas y Sergio Ramos. Por molestarle, hasta le molesta que Del Bosque llame para todas sus convocatorias a Albiol, que en su vestuario tiene menos protagonismo que un jarrón como elemento decorativo. Y le molesta que otros se lleven una gloria que sólo debería corresponderle a él.

Pidió el pasado año el Balón de Oro para Cristiano Ronaldo por su papel decisivo en el título de Liga del Real Madrid. Este año lo pedirá por su papel decisivo en la Copa. Tampoco se quejó en 2010 cuando Del Bosque ganó el Mundial y la FIFA decidió que el mejor entrenador del año era él. Mourinho es así. Amplía su palmarés gracias a arbitrajes amables teñidos de vergüenza, pero de eso sólo se acuerda cuando el perjudicado es él.



Lo de Del Bosque lo lleva mal. El actual seleccionador dirigió al Real Madrid durante cuatro años y ganó dos Champions League, dos Ligas,  una supercopa de España, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubs. Y eso no lo va a igualar Mourinho ni aunque alargue cuatro años su permanencia en el Real Madrid. Por eso aprovecha para sacar toda la rabia que lleva dentro. Es su estilo, cuando se siente vencido, echa mierda a los demás para justificar su fracaso. Por eso ahora se ha inventado una nueva patraña para desacreditar al seleccionador de España. Ha ido demasiado lejos, sobre todo porque ha quedado en evidencia y se sabe que, una vez más, ha mentido. A este hombre ya no se le puede tomar en serio, sólo miente, provoca y ofende. No da para más. Y esta no se la van a perdonar los españoles de su plantilla. A lo mejor ha soltado la patraña precisamente para eso, para acabar de romper su relación con ellos y forzar su salida del club o la suya propia previa indemnización, claro está.

Mourinho ha mentido. Las votaciones de capitanes, seleccionadores y periodistas del mundo entero concedieron el 15% de los votos a Del Bosque y sólo el 5% a Mourinho, pero el mal perder del portugués le ha llevado a inventarse una patraña para tranquilizar su ego y su propia autoestima. Mourinho ha declarado a un medio portugués -esto no se atreve a decirlo en España- que no acudió a la gala de Zúrich porque "varias personas me dijeron que votaron por mí y que en su voto apareció otro". Es decir, que ya mintió entonces, cuando rizando el rizo que caracteriza a su hipocresía dijo que no iba porque tenía que preparar el partido de Copa ante el Celta (al parecer Cristiano Ronaldo no tenía que prepararlo).

De cualquier forma, lo que ha dicho Mourinho es una auténtica calumnia, una denuncia de falta de honestidad de la FIFA que debería acompañar con unas pruebas que no ha aportado, fiel a su estilo de poner en marcha el ventilador para que distribuya la porquería en función de sus intereses. Calumnia que algo queda. Pero la afirmación de Mourinho le deja con el culo al aire, como un mentiroso compulsivo, como un profesional con mentalidad infantil que agarra una pataleta cuando no le dan el caramelo que persigue. Es imposible que alguien le dijera previamente a la gala que su voto había sido cambiado, porque los resultados son secretos y no se hacen públicos hasta que tiene lugar la misma gala. Por tanto es imposible que alguien supiera que su voto había sido cambiando con anterioridad a la entrega de premios.



Mourinho ha quedado una vez más como un falso, como un mentiroso, como un hipócrita que ni sabe ganar ni sabe perder. Las pataletas de este caballero ya cansan. Si esa es su aportación al fútbol español, el juego sucio en el campo y fuera de él, mejor que se vaya. Veremos cómo reacciona el aparato de propaganda de Florentino: ¿seguirán defendiendo a este mentiroso compulsivo a ún a costa de secundar la denuncia contra Del Bosque? ¿Se atreverán a tanto, a crucificar al hombre que ha hecho de España la mejor selección de Europa y del mundo?

El poder de Florentino es infinito y todo es posible. Pero de momento, Mourinho ha quedado con el culo al aire y rettratado una vez más como un mentiroso compulsivo. Qué pena de tipo. Cuánta trustración y cuanto complejo acumula en su pelea contra el mundo mundial.

 


Deja tu Comentario