2011-04-05 16:04 Real Madrid Por: Administrador

Ahora no les gusta que se hable de los árbitros



Imma está harta y todos en Barcelona están cansados de tanta acusación. Seguramente preferirían bajar el volumen y dejar sin voz las denuncias. Y así todos más contentos. Pero no va a resultar tan sencillo. Desde Barcelona se han lanzado durante muchísimos años demasiadas insidias contra el Real Madrid: que si Guruceta, que si "así, así, así gana el Madrid", que si con Plaza el Barça no ganará nunca, que si el Madrid es el equipo del gobierno, que si las Copas de Europa blancas fueron regaladas por los árbitros... Sí, sí. No me invento nada. Todo eso se ha dicho y se ha propagada desde las tribunas más cualificadas del entorno mediático del Barça. Y en Madrid, tragando y aguantando.

Y ahora los mismos que se preocuparon por expandir las sombras sobre las glorias del Real Madrid se rasgan las vestiduras porque en Madrid se habla de las ayudas arbitrales que recibe el Barça. A fin de cuentas, el tema lo tienen dominado y debería resultarles familiar.



Pero la realidad es la que es. Última jornada: el árbitro no pita un claro penalty en el área del Sporting y el Madrid pierde. El árbitro no ve que Piqué logra un gol antirreglamentario y el Barça gana. Esto no es el villarato ni ninguna campaña orquestada. Es la realidad. No son teorías, son ejemplos prácticos.

Mourinho tiene razón. El Barça gana siempre. Cuando juega bien, cuando juega regular y cuando juega mal. Pero siempre pasa algo  que acaba beneficiándole cuando el panorama se le tuerce. Y el Madrid, por lo que sea, no tiene esa suerte. El Madrid empató en Riazor y no le pitaron dos penaltíes en el área contraria. En Almería se le escamoteó otro penalty clamoroso... La lista es interminable. Llámenlo como quieran, pero la realidad es que al Madrid se le ha perjudicado y que al Barça, aunque sólo sea por pura inercia, por aquello de que va primero, se le ha beneficiado. Son hechos, como dice Mourinho, no teorías conspirativas. Realidades.

Y, claro, ante esta situación en Cataluña se nos han vuelto condescendientes: los árbitros quitan y dan a todos por igual, y ponen en el mismo saco de los agravios al Barça y al Madrid, como si el trato para ambos hubiera sido idéntico. Eso, hace unos años, cuando los árbitros se equivocaban a favor del Madrid y del Barcelona, no lo decían.  Sólo espero que cuando cambie la tortilla y si, por lo que sea, un día los árbitros se equivocan y benefician al Madrid sean igual de comprensivos como lo son ahora.



Dicho esto, no me extraña que sean comprensivos. Si yo fuera del Barça le haría un monumento a los árbitros.


Deja tu Comentario