2012-05-10 17:05 FC Barcelona Por: Administrador

Albert Perrín, el directivo con más horas de vuelo (II)



Giro copernicano
Infoesports.com se refería al “giro copernicano de Perrín” el 28 de diciembre de 2006: "La evolución de Perrín ha sido cuando menos errática desde que hace poco menos de diez años formó parte del núcleo gestor del Elefant Blau. Perrín, entonces, luchaba contra la descapitalización del club, pedía auditorías externas para conocer la realidad económica de la entidad y denunciaba el plan Barça 2000 para la reordenación del entorno urbanístico del Camp Nou. Ahora, Perrín da por buena la venta de Can Rigalt, el Barça tiene en el Supremo paralizada la Due Dilligence que han solicitado ver unos socios del club y espera con ansia que pasen las próximas elecciones municipales para poder sacar adelante el Barça 2007. Y encima quiere eliminar las peñas. En eso si hay que reconocer una cierta innovación en Perrín, el único directivo presente en el Mundial de Clubes que se perdió la recepción en el Parlamento japonés ...
Pero bien mirado, lo que quiere Perrín no sería tan negativo para la junta directiva actual. Sin las peñas, sólo quedaría la Asamblea para escuchar la voz del socio, y todos ya sabemos cómo y qué son estas asambleas
”.

Rectificación
La indignación general llegó a tales extremos que Perrín se vio obligado a negar sus palabras en RAC-1. “Es absolutamente falso. En ningún momento he dicho algo así. No sé cómo ha salido. Yo no hablé de este tema y acostumbro a recordar lo que digo. Si es verdad, que salga la persona que lo ha dicho. Además, esta frase no la siento, no está en mi ideario. Si no, se me podría escapar, pero es una frase con la que no me siento identificado”. Con motivo del reparto de las entradas de París las peñas pudieron confirmar el cariño que Perrín sentía por ellas. El asunto concluyó con el envío de un burofax del club a Mundo Deportivo emplazándole a rectificar la información.

Preocupan más los socios captados en Japón
Enric Bañeres hablaba de “Malevolencia con las peñas” en su artículo del 28 de diciembre de 2006 en Mundo Deportivo. “Decir que las peñas del Barça tienen que desaparecer es una barbaridad de tal calibre, que me resisto a creer que la haya pronunciado un barcelonista. Sólo puede pedir su desaparición quien pretenda cambiar la sensibilidad histórica del Barça por una nueva realidad, en la que cuenten el número de clientes más que el de verdaderos amantes del club. No podemos presumir de que nos acercamos a los 2.000 socios en Japón, captados por una empresa como se buscan suscriptores para un club de vinos o de bonos de hotel, mientras desdeñamos a quienes llevan generaciones haciendo barcelonismo, a las duras y a las maduras.
Al responder recientemente a una pregunta incómoda, decía Joan Laporta:
“Hemos sido elegidos para dirigir el club y lo hacemos a nuestra manera”. El presidente debe explicar si esa manera de dirigir el club comporta liquidar a las peñas, con las que su directiva mantiene un comportamiento tibio y distante. Y si las palabras que estos días han creado tanta polémica y malestar en este entrañable sector del barcelonismo, responden a un exabrupto de sobremesa o es una idea contemplada ni que sea remotamente por parte de la junta”.



En la Gala del fútbol profesional en Salzburg
Su pasión viajera llevó a Perrín el 6 de enero de 2007 a representar al club en Salzburg (Austria) con motivo de la entrega de premios de la Gala Mundial  del Fútbol. Allí estaba como cabeza visible del fútbol base blaugrana y encargado de recoger los posibles trofeos que podían ser adjudicados a los nominados Rijkaaard, Deco y Ronaldinho, los mismos que en apenas unos meses se convertirían en auténticos apestados dentro del club. No había que extrañarse. Se trataba de galardones que recompensaban trayectorias del fútbol profesional, nada que ver con el fútbol base. No obstante, una vez más, Perrín se subió al avión, reservó una buena habitación en Salzburg y ejerció de embajador barcelonista mientras su departamento amenazaba ruina.

Omnipresente
Perrín tenía asombradísimos a los periodistas de infoesports.com. "Omnipresente". Así le definían el 9 de enero de 2007: "Albert Perrín, el directivo del FC Barcelona encargado del fútbol base, encabezó la delegación azulgrana de baloncesto en el partido que el domingo (12:30) jugó el equipo de Dusko Ivanovic en Valladolid. Después, Perrín acudió al partido de fútbol del primer equipo en Getafe (17:00 horas). Ayer lunes, Perrín fue el hombre que encabezó la delegación azulgrana en la Gala del Fútbol Profesional organizada por la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS) que se celebró en Salzburgo (Austria).
Esta apretada agenda evitó que Perrín estuviera domingo por la tarde (17:00 horas) en el partido que el Barça B jugó en el Miniestadi contra el Badalona (0-0). Perrín tampoco pudo asistir al partido que el Barça C jugó en Vilanova. El Barça B es colista de su grupo de la Segunda B. El Barça C está algo mejor, es penúltimo del Grupo V de Tercera División
”. No todo iba a ser negativo. A la vuelta del periplo viajero, Perrín se dejó ver calentando sillón en el remozado y lujoso palco del Palau para asistir a un encuentro decisivo de la liga ACB de baloncesto en el que el Barça se jugaba entrar entre los ocho primeros para jugar la fase final de la Copa. Laporta, por supuesto, no asistió. Estaba en ese momento ocupado dedicándole al club los mejores años de su vida o preparando el jet que debería trasladarle a cualquier rincón del mundo. Rosell y Bartomeu sí estaban entre el público. ¿Movidos por el resentimiento que se les presuponía o por la preocupación que producía la situación del equipo de baloncesto?

“No me importan las críticas”
Eso se lo decía a Pitu Abril en su programa La Portería en BTV el 16 de enero de 2007. Las críticas, cada vez más numerosas en su caso, venían a cuento por su ausencia en el Campeonato Internacional de Fútbol 7 Alevín que se celebró en Canarias y que finalizó con el triunfo del equipo del Barça. Dónde no faltó, como responsable del fútbol base, es a la Copa Toyota que el primer equipo disputó y perdió en Tokio ante el Internacional de Portoalegre. No faltó ni él ni la mayor parte de la junta. Pero el directivo turista no se cortaba: "A mí me hubiera molestado mucho que sólo hubiéramos ido a Tokio dos directivos. Es una final de una Intercontinental, que sólo hemos disputado dos veces en 107 años de historia. Si no vamos a una final de esta envergadura, ¿dónde tenemos que ir? ". Eso. ¿A dónde iba a ir? ¿A Argentina, a Japón, a China, a Egipto, a Sudáfrica, a México, a Camerún, a Estados Unidos, a Francia,  Austria, a Polonia, a Ghana, a Italia, a Escocia, a Suiza, a Dinamarca, a Alemania, a Hong Kong, a Inglaterra, a Israel, a Bulgaria, a Macao, a Abu Dhabi, a Rusia, a Ucrania, a Bulgaria? Que le quiten lo “bailao” a Perrín. Porque, por lo visto, se trataba de ir a los sitios. A cuantos más, mejor. Viniera a cuento o no. Y si es preciso, ofreciéndose uno voluntario. ¿Qué diría el Perrín del Elefant de este Perrín directivo y amante de los pesebres? Nunca lo sabremos porque aquel Perrín, el justiciero, desapareció para dejar paso al que tenía que vivir los mejores años de su vida en los aviones y los hoteles sacrificándose por el club.
"Laporta y los directivos ya tenemos claro que nos criticarán. Si hacemos blanco, porque hagamos blanco, y si hacemos negro nos criticarán porque hacemos negro. Esto es normal
". ¿Piensa el ladrón que todos son de su condición, como sostiene el refrán? ¿Sabía Perrín cómo se comportaría la crítica por sus propias experiencias como crítico despiadado e insultador oficial desde la oposición? ¿Era eso lo que hacía él cuando ejercía de agitador: criticar porque hacen blanco y criticar porque hacen negro? A los críticos no les hizo falta buscar argumentos. El presidente y los directivos se encargaron de descalificarse ellos solitos. En blanco y en negro.



El Mini pide su dimisión
Tras la derrota del B, que le acerca a 3ª, la afición pidió a gritos al directivo Albert Perrín que abandone el cargo” explicaba Víctor Albaladejo el 14 de mayo de 2007 en Mundo Deportivo. “El dirigente, que llegó al Mini con cinco minutos de retraso, abandonó el palco antes de la finalización del partido, ya con el marcador desfavorable para los intereses azulgrana. En el momento en que decidió marcharse, un grupo de aficionados recriminó a Perrín su gestión al frente del fútbol base y pidió que abandone el cargo con gritos de “¡dimisión, dimisión!”. El presidente Joan Laporta, por su parte, dedicó la mañana a disfrutar en directo del Gran Premio de Fórmula 1 disputado en el circuito de Montmeló”. Ya sabía Laporta lo que hacía. Entre dar la cara ante una afición indignada y alternar con la jet set de la Fórmula 1 en Montmeló, no había color. “Primer el Barça”, ¿recuerdan? Por lo visto, ese día el presidente tenía que atender asuntos más importantes que los referidos al club que presidía. Y Perrín, para una vez que sus otras ocupaciones en el club le permitían analizar en directo y de primera mano el fruto de su trabajo, se llevaba una bronca. Era como para no volver y dedicarse a seguir dando vueltas al mundo bien lejos de la pesadilla del fútbol base.

Vuelve a meter la pata
Eso podía leerse en Mundo Deportivo el 23 de mayo de 2007 firmado por Ramón Fuentes y Joan Poquí. Perrín manifestó abiertamente que el club estudiaba adquirir para el Barça B, ya descendido, una plaza en Segunda B cuando el plazo para acceder a esa posibilidad ya había expirado. Tuvo que salir Soriano a desmentirle. “Albert Perrín, directivo responsable del fútbol base, no parece muy bien informado de los planes del club respecto al futuro del filial. Un diario barcelonés publicaba ayer unas declaraciones suyas en las que afirmaba, respecto a la posibilidad de que el Barça adquiriese la plaza de un club de Segunda, que “es una posibilidad que estamos dispuestos a estudiar. Sabemos que hay equipos de Segunda, como el Ciudad de Murcia, que han puesto su plaza en venta y que el Miapuesta Figueres, de Segunda B, también está en la misma situación”. Ayer fuentes del club tuvieron que matizar estas supuestas intenciones del Barça e incluso Ferran Soriano afirmó, en una conferencia, que “no tenemos pensado adquirir la plaza del Figueres”. El período para reservar plaza en la LFP, además, acabó el 15 de mayo, hace una semana”.

Él si visitó a Mandela
Impagable la fotografía de Perrín posando con Mandela y la camiseta. La ventaja que supone tener a un amante de los viajes como directivo es que se apunta a todos, incluso a los que nadie quiere ir. Por ejemplo al bolo de Sudáfrica que incluía una recepción con Nelson Mandela, ese a quien Laporta quería conocer según las imágenes de la película FC Barcelona Confidencial. Allí acudió Perrín con una exigua representación de la plantilla. Había que hacer bulta ante la falta de voluntarios para saludar en persona a Mandela.

Estrena cargo en la Copa África
El 5 de enero de 2008 un confidencial de Sport informaba de que Perrín representaría al club, junto a Txiki Begiristain, en la Copa África que se celebraría en Ghana. Y explicaba Toni Frieros: “Dentro de sus nuevas obligaciones en la remodelación de la junta directiva, Albert Perrín tiene que acompañar a los jugadores internacionales del primer equipo siempre que le sea posible. Dado que a partir de la próxima semana Touré y Eto’o jugarán en Ghana la Copa de África, Perrín estará con ellos en alguna fase de la competición”. Y es que en vista de que el fútbol base no era lo suyo, el amigo Laporta pensó para él una nueva ocupación más acorde con sus inquietudes viajeras y sin responsabilidades de gestión, que tampoco parecía su fuerte tras el desastre de la cantera. Se trataba de ser el directivo responsable de las competiciones internacionales. El término “internacional” era vital para justificar el uso de su pasaporte.

Bromas con Auswitch
El 1 de septiembre de 2008 pelikano.es se hacía eco de una broma macabra de Perrín. “El directivo Albert Perrín hizo gala una vez más de un pésimo sentido de la responsabilidad que se supone debe tener un directivo del FC Barcelona cuando, la semana pasada, coincidió con algunos periodistas desplazados a Cracovia a la entrada del campo de exterminio nazi de Auswitch. “¿Aquí es donde queman periodistas?”, ese fue el comentario jocoso de Albert Perrín, incapaz de demostrar el más mínimo respeto ni por la prensa ni por la memoria de las miles de víctimas del Holocausto que fueron asesinadas en dicho campo de concentración. Ante los restos y evidencias de una masacre sin precedentes en la historia, sólo una persona de tan poca sensibilidad y tan imprudente podía realizar un comentario de este tipo. No es la primera vez que Perrín se suelta la lengua para molestar e insultar, pues hace un par de años tuvo que ir a juicio para intentar negar un comentario suyo sobre las peñas del Barça, en el sentido de que el club azulgrana estaría mejor sin ellas, un comentario realizado en una comida con la directiva del Huelva del que fue testimonio un peñista de Huelva, Rosendo Romero, a su vez fuente del medio que publicó esa información, Mundo Deportivo. Ante el eco de esas manifestaciones de Perrín, éste acudió a los juzgados, donde citó a declarar al mencionado Rosendo Romero, quien se acobardó ante el juez por la presión de la junta directiva y acabó diciendo que él no había escuchado nada. Desde entonces, Rosendo fue nombrado asesor personal del presidente Joan Laporta en materia de peñas, lo que le permite venir regularmente a Barcelona invitado y pagado por el club desde Huelva para ver los partidos del Barça en localidades de tribuna. Este episodio le ha costado a Rosendo Romero ser repudiado socialmente por la mayoría de los peñistas, que no duda de lo que dijo Perrín entre otras razones porque fue el propio Rosendo quien lo fue explicando hasta que la directiva le colmó de privilegios. En el juicio de Perrín contra Mundo Deportivo, el juez dividió las costas y obligo al periódico a ofrecer al versión de Albert Perrín, algo que Mundo Deportivo ya había hecho muchos meses atrás”.

Nula capacidad negociadora
Joan Laporta envió en el verano de 2008 a Perrín al sorteo de la previa de la Champions League para negociar con el Wisla Cracowia la posibilidad de jugar el segundo partido en Barcelona con el fin de hacer coincidir el encuentro con la asamblea programada para ratificarle en su puesto tras el revolcón de la moción de censura. Perrín demostró que se le puede pedir que viaje, pero poco más. Su capacidad negociadora fracasó estrepitosamente. El tema recordó al episodio vivido cuando se desplazó a París en busca de las entradas de la final de la Champions League 2006. A la vuelta lamentó el reducido número de entradas concedidas al club por la UEFA, pero fue incapaz de luchar por conseguir más para los socios del club.

Ascendido a vicepresidente
Tras la última remodelación del gabinete Laporta, Albert Perrín fue ascendido en noviembre de 2009 a vicepresidente. Era el premio a una trayectoria de absoluta fidelidad a la figura del presidente traducida en su abnegada vocación para someterse a cualquier sacrificio viajando con el primer equipo. Lamentablemente, la ascendencia de Sala i Martín y Oliver sobre su amigo Jan fue alejándole de él hasta el punto de caer en desgracia y ser despachado de la comisión delegada por alinearse en las elecciones en el bando continuista de Jaume Ferrer, lo que inicialmente le llevó a enfrentarse a Laporta. La desaparición de la candidatura de Godall volvió a unir finalmente sus intereses.
Enfrentado a Soriano, Ingla  y Godall,  fue especialmente sangrante con Soriano, a quien acusó de firmar órdenes para investigar personas a cargo de las cuentas del club.

“Tirar mierda”
Una serie de filtraciones aparecieron en los medios de comunicación mientras el club realizaba la Due Dilligence. En ellas no salían bien parados Laporta y sus directivos por el uso y abuso que hicieron de sus cargos. “Estafats” llegó a titular en su portada el diario Gol refiriéndose a los socios. Perrín, lógicamente, estaba en el ojo del huracán. Su visa fue de las más utilizadas y nadie como él disfrutó de los viajes en esa junta. En cuanto empezaron a salir detalles de la “gestión” Laporta, Perrín recuperó ese tono guerrero, peleón y faltón que le caracterizó en la época del Elefant Blau. Ahora volvía a estar fuera. Se acabaron los viajes, regresaba a la oposición y ya podía volver a rajar: “la junta de Rosell pone en marcha el ventilador, tira mierda y difama, que algo queda”. Perrín acusó a Rosell, cuando apenas llevaba dos meses de ejercicio de la presidencia, de “no gobernar y continuar ejerciendo la oposición”.  Son las palabras que utilizó para su defensa. "Tengo la conciencia muy tranquila. Yo soy de los directivos que tenían tarjeta de crédito y no tengo ningún problema en justificar lo que haga falta. Mi tarjeta personal tiene todavía más movimiento que la del club". Algo es.

MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO

El presidente turista (I)

Primer viaje, sin directivos / Bolo en México / A Brasil / Gira asiática 2004 / El Madrid cobró más en Asia / Fin de año en Dinamarca / Con la familia a Londres y luego a Marruecos / A Camerún / A Bosnia en julio de 2005, el viaje de los calzoncillos / 5 vueltas al mundo en dos años / Poco público en Asia / Tiempo de golf / Las secuelas / Mejor dirigente mundial

VER CAPÍTULOS ANTERIORES


Deja tu Comentario