2016-12-22 08:12 Real Madrid Por: Administrador

Alcácer necesitó de las trampas para marcar su primer gol



El Barça ha necesitado por enésima vez las ayudas arbitrales para intentar esconder sus vergüenzas. Esta vez, el protagonista y principal beneficiado de los favores de los colegiados ha sido el delantero Paco Alcácer, el enésimo ejemplo de que los culés no sólo fichan caro, sino que además se llevan los peores jugadores. Muy señalado por no marcar ni un gol en partido oficial en lo que va de temporada -estamos al filo del fin de año-, por fin lo logró anoche. Sin embargo, fue en casa, ante un Segunda B como es el Hércules, con una goleada culé ya luciendo en el marcador... y para más inri, en fuera de juego. El tanto de cabeza que marcó el valenciano para ampliar la goleada no era legal. En la repetición del gol se vio de forma clarísima que en el momento del centro el delantero está mucho más adelantado que el último defensa. Al recibir el balón, con el portero ya prácticamente vencido, Alcácer remató a las redes y se quitó su complejo y la presión sobre él y sobre el Barça, que pagó hasta 30 millones de euros por un futbolista mediocre que sólo funciona con empujoncitos arbitrales. Juzguen ustedes mismos.

El gol en fuera de juego de Paco Alcácer contra el Hércules


Deja tu Comentario